Borrar
Ventila periódicamente tu habitáculo para renovar el aire F. P.
Cómo usar la calefacción del coche sin que se dispare el consumo

Cómo usar la calefacción del coche sin que se dispare el consumo

Aislar el interior del vehículo, evitar el sobrecalentamiento o aprovechar el calor residual son algunas pautas que nos pueden ayudar a no pasar frío

A. Noguerol

Domingo, 10 de marzo 2024, 09:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si bien el invierno 2023-2024 no ha sido considerado de los más gélidos desde que se tienen registros meteorológicos, diversos puntos geográficos han estado acompañados en más de una ocasión por borrascas o frentes que han traído inestabilidad, fuertes rachas de viento, chubascos o descenso de los termómetros.

Especialmente las últimas semanas de este mes de marzo nos han dejado precipitaciones en forma de nieve y un descenso de las temperaturas más propio del invierno que de la cercana primavera.

Precisamente, ante la llegada de posibles bajas temperaturas, resulta crucial maximizar la eficiencia de la calefacción de nuestros vehículos, de cualquier tecnología, para garantizar tanto el confort como la seguridad durante nuestro viaje.

En este sentido, el Círculo Neutral in Motion, conformado por las principales asociaciones de automoción y vehículos de España, —AEDIVE, AER, ANESDOR, ANFAC, ASCABUS, FACONAUTO, FENEVAL, GANVAM y SERNAUTO—, ofrece un decálogo con los mejores consejos para aprovechar al máximo este sistema vital en nuestros coches, subrayando, así, la importancia de promover una gestión responsable de los vehículos entre la ciudadanía:

 

  1. 1

    Imagen principal - Temperatura gradual.

    Temperatura gradual.

Encender la calefacción de nuestro vehículo gradualmente propiciará que el motor alcance su temperatura óptima de funcionamiento antes de aumentar la configuración de calor, lo que mejora, indudablemente, la eficiencia del combustible y reduce el desgaste del motor.

  1. 2

    Imagen principal - Aislar el habitáculo.

    Aislar el habitáculo.

Mantener el interior del vehículo bien aislado ayuda a conservar el calor generado por la propia calefacción, reduciendo la carga sobre el sistema y contribuyendo a un viaje más cómodo y seguro. Para ello, debemos cerrar todas las ventanas y puertas posibles.

  1. 3

    Imagen principal - Uso de difusores de aire.

    Uso de difusores de aire.

Punto clave pero que no todos los usuarios saben sacar el máximo provecho. Debemos mirar la apertura de los difusores de aire y dirigirlos adecuadamente hacia los ocupantes del vehículo para, así, distribuir el calor de manera uniforme por todo el habitáculo.

Reducir el consumo de combustible y no ajustar la temperatura demasiado alta, evita el sobrecalentamiento de nuestro motor y, por ende, conlleva un ahorro económico.

  1. 4

    Imagen principal - Parabrisas y lunas, desempañados.

    Parabrisas y lunas, desempañados.

No debemos olvidar la función de desempañado de la calefacción para mantener una visión clara en todas las ventanas del vehículo.

  1. 5

    Imagen principal - Aprovechar el calor residual.

    Aprovechar el calor residual.

Bajo el punto de vista de las principales asociaciones de automoción y vehículos de España, apagar la calefacción minutos antes de llegar a nuestro destino nos facilita aprovechar el calor residual y reducir el consumo de combustible.

  1. 6

    Imagen principal - Uso de ropa adecuada.

    Uso de ropa adecuada.

Antes de echar mano de la calefacción del coche y hacer uso de ella de manera innecesaria, es recomendable comprobar si para el viaje en cuestión estamos utilizando la ropa más adecuada acorde a la estación.

  1. 7

    Imagen principal - Ventilación periódica.

    Ventilación periódica.

Ventila periódicamente tu habitáculo para renovar el aire y evita la acumulación de humedad.

  1. 8

    Imagen principal - Apagar la calefacción en paradas prolongadas.

    Apagar la calefacción en paradas prolongadas.

Si a lo largo de nuestro viaje, nos vemos obligados a alguna pausa, como es el caso de los atascos o retenciones, no está de más apagar la calefacción para ahorrar combustible durante esos minutos.

  1. 9

    Imagen principal - Mantenimiento previo.

    Mantenimiento previo.

Y, de cara al invierno del próximo año, resulta más que recomendable realizar un mantenimiento adecuado de nuestro sistema de calefacción previo a la llegada de la estación más fría con el fin de garantizar un funcionamiento óptimo y eficiente. Un mantenimiento que se resuma en la revisión al detalle de, entre otros, el sistema de climatización, el cambio de filtros de aire, la presión o el nivel de líquido refrigerante del vehículo.

 

Más información

Además, algunos modelos de vehículos cuentan con un valor añadido de cara a sus usuarios. Y es que no son pocos los coches que incluyen entre sus funcionalidades asientos calefactables, los cuales se activan y calientan mediante una corriente eléctrica de manera automática -normalmente, alcanzan la temperatura adecuada en solamente 30 segundos- o manual. Una funcionalidad que supone un ahorro de energía para los usuarios.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios