https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Trucos sorprendentes para mantener impecable el coche

En la actualidad existen multitud de opciones y productos para tener el coche a punto, no obstante, no siempre todos funcionan y hay que acudir a los remedios 'de la abuela'

S. M.

Mantener el coche limpio es bastante más importante de lo que parece. La cuestión no pasa por someterlo a una 'ducha diaria', porque tan malo es pasarse como no llegar, pero sí cuidar de que la suciedad no se acumule más de la cuenta, pues el polvo deteriora la carrocería (se raya con más facilidad) y otros elementos como las cubiertas, las llantas y hasta los discos de freno, mientras que los excrementos de ave son mucho más dañinos de lo que se pueda pensar para la pintura exterior. Limpiar el coche una vez por semana o cada 10 días es buena alternativa.

En la actualidad existen multitud de opciones y productos para tener el coche a punto en este sentido, no obstante, no siempre todos funcionan y hay que acudir a los remedios 'de la abuela'. Y para esto las redes sociales se hacen eco a diario de cientos de trucos de lo más ingeniosos para ayudar a otros conductores a ahorrar tiempo y dinero a la hora de limpiar sus coches. Así lo explican los expertos de StressFreeCarRental.com, que recogen los ocho mejores trucos de limpieza de automóviles:

- Limpiador de pelo para mascotas: El humilde limpiacristales para la ducha no solo sirve para dejar el baño reluciente, también es ideal para recoger los pelos que dejan las mascotas. Frota la tapicería y las alfombrillas de arriba abajo con un limpiacristales de goma y los pelos empezarán a adherirse a la goma. Una alternativa perfecta cuando la aspiradora no recoge todo.

- Moldes de silicona para magdalenas: Los portavasos de los coches suelen ser un punto crítico de acumulación de suciedad, pero pueden mantenerse limpios fácilmente si se cuidan de forma adecuada. Si colocas moldes de silicona para magdalenas en los portavasos, podrás recoger en ellos el líquido derramado, la suciedad o las migas. Una vez sucio, simplemente sacúdelo, enjuágalo y vuelve a colocarlo en el coche.

- Espuma de afeitar para limpiar los asientos: La espuma de afeitar es perfecta para eliminar las manchas más habituales de los asientos del coche y dejarlos como nuevos, incluso aquellos que tienen un aspecto apagado y sin vida. Pulveriza una cantidad de espuma del tamaño de la palma de la mano directamente sobre los asientos y extiéndela con un cepillo de cerdas duras. Elimina el exceso con un paño húmedo.

- Pasta de dientes: Un tubo de pasta de dientes puede servir para múltiples fines a la hora de limpiar el coche. Las propiedades limpiadoras de la pasta de dientes son excelentes para desempañar los faros. Aplica una pequeña cantidad en las zonas afectadas y frótalas con un cepillo de dientes viejo: ¡el faro debería brillar más que nunca! La naturaleza ligeramente abrasiva de la pasta de dientes blanca es estupenda para eliminar pequeños arañazos en el exterior del coche.

- Aceite de oliva: Para recuperar el brillo del salpicadero, aplica un poco de aceite de oliva en un paño limpio y distribúyelo generosamente sobre el salpicadero y los detalles de plástico, pero sin tocar la tapicería. Limpia el exceso de aceite y asegúrate de que la superficie esté seca.

- Vinagre: El vinagre suele ser la solución ideal a la hora de limpiar el hogar y lo mismo ocurre con el coche. Si las varillas del limpiaparabrisas están ensuciando el parabrisas, prueba a ponerles un poco de vinagre. Esto debería acabar con las manchas cuando los limpiaparabrisas están en uso.

- Aceite de cocina en aerosol: El aceite de cocina en aerosol es perfecto para eliminar los insectos que se adhieren al coche al conducir por la autopista. Pulveriza una pequeña cantidad sobre la zona afectada, déjala durante unos segundos y límpiala con un paño húmedo. Este truco te ayudará a evitar problemas con la pintura antes de que sea demasiado tarde.

- Detergente: El detergente no solo es útil para eliminar las manchas difíciles de la ropa, sino que también puede utilizarse para limpiar las alfombrillas de plástico del coche. Mezcla un tapón lleno de detergente con unos cuantos vasos de agua para hacer una pasta húmeda, utiliza un cepillo de mano para hacer penetrar la solución en las ranuras de la alfombrilla. Aclara las alfombrillas con agua tibia y sécalas bien antes de volverlas a colocar.