https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Todo lo que necesitas saber para escoger la silla de coche correcta

Hay grandes diferencias morfológicas entre bebés, niños y adultos, de ahí la importancia de usar el sistema de retención adecuado a su peso o altura

NOELIA SOAGE Madrid

La utilización, y correcta utilización, de los Sistemas de Retención Infantil (SRI) es todavía una tarea pendiente del sector automovilístico, desde fabricantes hasta la Dirección General de Tráfico (DGT), pasando por aseguradoras. Los datos del organismo demuestran que reducen en un 90% las posibilidades de sufrir lesiones y en un 75% el índice de mortalidad ante un supuesto accidente de tráfico, que sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil (en 2019 se registraron un total de 104.080 accidentes, una media de 285 al día; y en 2020 fallecieron 17 niños, dos de ellos por no hacer uso del sistema).

Sentar a los niños en un SRI es obligatorio por ley -no hacerlo está tipificado como infracción grave, y conlleva una sanción mínima de 200 euros y, según el borrador de la nueva Ley de Tráfico, la retirada de 4 puntos en el carné de conducir (antes 3)- para todos con una altura igual o inferior a 1,35 metros, aunque se recomienda hasta los 1,50 metros. Así, de los 0 a los 12 años pasarán por hasta cuatro sillas diferentes debido a las grandes diferencias morfológicas entre bebés, niños y adultos, según su peso o altura; hasta dar el salto al cinturón de seguridad.

Para escoger la correcta, hay una serie de parámetros a tener en cuenta. En primer lugar, debe estar homologada por la normativa oficial de la región en cuestión. En Europa conviven las normativas UN R 44/04 y la UN R 129, la primera se rige por el peso y la segunda por la altura. En segundo lugar, los padres deben asegurarse de que la silla se adecua a la altura y/o peso del niño; así como comprobar que sirve para su coche, ya que no todas las sillas son compatibles con todos los vehículos o sistemas de anclaje. Ante esto último, priorizar el sistema Isofix, obligatorio en todos los vehículos tipo turismo de cuatro o más plazas desde el 2014. El objetivo principal de este sistema es evitar errores en la instalación del SRI, algo que ocurre con frecuencia al instalar sillas con el cinturón de seguridad y no se siguen las indicaciones del fabricante.

También se recomienda, según Cybex, Fundación Mapfre y DGT, que los niños viajen en sentido contrario de la marcha durante «el mayor tiempo posible», asegura el director del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Jesús Monclús. «La razón es simple. En el caso de los sistemas mirando hacia delante y durante un choque frontal, el arnés de la sillita sujeta el pecho del niño, pero la cabeza no queda igual de protegida, y tendría que ser el cuello, una parte de la anatomía infantil relativamente frágil, quien sujetara a la cabeza en detuviera su desplazamiento hacia delante», añade. Argumento que reafirman expertos en seguridad de Cybex: «De esta manera se reduce el riesgo de lesiones en caso de colisión frontal en más de un 80% en comparación con una orientada en sentido favorable de la marcha, ya que las fuerzas de impacto se distribuyen de manera uniforme en un área mayor».

En cuanto al arnés que sujeta al niño, ¿cómo debe ir de apretado? Como la propia denominación lo indica, un SRI es un sistema que debe retener. Por lo tanto, desde Cybex apuntan a holgura ideal «debería permitir poner la punta de los dedos entre el sistema de arnés y el cuerpo del pequeño. Y evitar el mal hábito muy extendido de colocar al niño en la silla con el abrigo». Además, «recordar que el cinturón nunca debe ir retorcido, ni doblado ni holgado, y que la cabeza del menor nunca debe sobresalir por encima del reposacabezas», puntualiza Monclús.

Finalmente, recordar que, tras sufrir un accidente, «por muy leve que sea, se debe cambiar de silla ya que perderán efectividad», apuntan desde Cybex. « También tienen fecha de caducidad. El sol y las altas y bajas temperaturas desgastan los componentes de las sillas. Normalmente la vida útil está alrededor de los 10 años pero esto lo determinará cada fabricante», concluyen.

El SRI que necesitas

GRUPO 0 y 0+: De recién nacidos hasta, aproximadamente, los 18 meses, o bien de 0 a 13 kilos -o bien si la cabeza sobresale el respaldo-. Utilizar siempre en sentido contrario a la marcha, y en los asientos traseros.

GRUPO I: Entre 1 y 4 años, o bien de 9 a 18 kilos. En el sentido de la marcha sujetos con arneses, aunque se recomienda viajar en sentido inverso a la marcha si el SRI lo permite mediante accesorios (pata de apoyo).

GRUPO II/III: Entre los 4 y los 12 años, o bien de 15 a 36 kilos. El elevador con respaldo permite adaptar el recorrido del cinturón en 3 puntos. La banda diagonal no debe tocar el cuello, y la horizontal, estómago o abdomen.

Así se testa la seguridad de las sillas infantiles

El RACE y otros 30 clubes de automóviles europeos realizan cada año pruebas de seguridad para analizar el grado de garantías de los sistemas de retención infantil. Testan cuatro factores determinantes: seguridad, facilidad de uso, ergonomía y sustancias peligrosas. Para ello se utilizan maniquíes dotados de sensores que «imitan» a cada grupo evaluado -según talla, peso y edad-. Tras las pruebas e impactos, los ingenieros revisan individualmente los resultados y vídeos para confirmar las mediciones. En caso de fallo o daño grave, se repite para corroborarlo; y se envían a los fabricantes para que puedan «corregir» dichos defectos.