https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

El sector de la moto reclama actualizar su etiquetado ambiental

Las motos que se comercializan actualmente están recibiendo la misma pegatina que las de hace 15 años a pesar de ser significativamente más sostenibles

S. M. Madrid

La Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas, Anesdor, ha trasladado al Gobierno el malestar de las empresas que representa ante la falta de soluciones en lo referente al etiquetado ambiental de las motocicletas. Las motos actuales reciben la misma etiqueta, la 'C', que las matriculadas en 2007 a pesar de ser significativamente más sostenibles.

El sector considera que esta situación perjudicial que afrontan tanto empresas como usuarios podría subsanarse sin que fuera necesario hacer una modificación general para todos los segmentos de la automoción. Su petición llega cuando la reforma del etiquetado para los turismos, prevista inicialmente para julio, ha entrado en punto muerto por la oposición de los fabricantes automovilísticos.

En el caso de los vehículos ligeros, Anesdor plantea la posibilidad de que las motos Euro5, reciban la etiqueta ECO, actualmente desierta en este tipo de vehículos. Otra opción sería que se las catalogara bajo una etiqueta 'D' de nueva creación.

A juicio de la asociación la necesidad de modificar la clasificación «es imperiosa teniendo en cuenta que en 2023 todos los municipios de más de 50.000 habitantes tendrán que disponer de una normativa de restricción de acceso al centro de las ciudades«. Las etiquetas de las motos y los coches no son equivalentes. La clasificación desarrollada por la DGT en 2016 distribuyó los distintitos por categorías dentro de cada tipo de vehículo. En la medida en que la inmensa mayoría de los municipios lo desconoce y aplica las normas basándose exclusivamente en la categoría es una injusticia manifiesta que los vehículos ligeros sean perjudicados, explica en un comunicado.

Por ello, Anesdor considera que debe ser una prioridad de la Administración ofrecer facilidades de acceso a las ciudades a los vehículos más sostenibles ya que esto contribuirá a mejorar la calidad del aire. Adicionalmente, los vehículos nuevos presentan también ventajas en el ámbito de la seguridad vial ya que estos cuentan con más y mejores sistemas de asistencia al conductor.