https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Suzuki / P.F.

El presidente de Suzuki señala que la escasez de coches sube precios y limita el acceso a la movilidad

López Frade vaticina que el mercado de matriculaciones en España se cerrará este año al nivel de 2011

M.T.R.

Juan López Frade, presidente de Suzuki Ibérica, plantea un futuro inmediato complicado para el sector de la automoción arrastrado por la situación general de la economía. Como punto de partida hace un repaso del momento actual del sector, que está atrapado en un círculo vicioso por la «escasez de semiconductores y las limitaciones en la cadena de suministros a nivel global que ha reducido drásticamente la producción de vehículos. Una situación que no se espera que mejore a corto plazo», afirma.

Durante el tradicional encuentro de cierre de año con los medios de comunicación, López Frade lamentó que esta situación ha hecho que las marcas hayan «reducidos los tradicionales incentivos, lo que significa que los compradores están gastando más que nunca para adquirir un automóvil».

Esta situación está llevando, en palabras del presidente de Suzuki Ibérica, a que «los consumidores se enfrenten a una crisis de asequibilidad de la movilidad». Una situación que se agrava especialmente por el aumento de la inflación, el incremento de los costes de la energía y la subida de los tipos de interés, una situación que «no se espera que mejore a corto plazo», afirma.

Esta previsión la basa López Frade en los datos objetivos que se están conociendo y que ha llevado a una caída de la confianza del consumidor hasta situarlo en un mínimo histórico con una caída del 42,6% entre octubre de 20221 y octubre de este año.

La situación hace que las «marcas tengamos precios que están fuera del mercado y, por ello, nuestros clientes mantendrán su coche actual». Para López Frade esto conlleva un peligro, que es perder el contacto directo con nuestros clientes.

A pesar de todo, durante los dos últimos años, todos los fabricantes del sector tuvieron un 2021, y lo que llevamos de 2022, moderadamente rentable. Sin embargo, el presidente de Suzuki avisa: «¡la marea está a punto de cambiar!». Una premonición que se puede apreciar mirando los indicadores financieros de España, «que apuntan fuertemente hacia una recesión económica y que es motivo real de preocupación, porque la demanda de los clientes podría deprimirse exactamente en el mismo punto en el que regresa la oferta», señala.

En lo referente estrictamente a los resultados anuales de Suzuki, López Frade señala que las ventas respecto al año 2021 han caído «porque no hemos tenido coches», que ha sido la razón de que la previsión de cierre de 2022 sea de 4.500 matriculaciones, frente a las 5.484 del año anterior.

López Frade recuerda que en el encuentro con los medios de comunicación del año pasado ya vaticinó que el mercado global de matriculaciones de todas las marcas en España sería de 800.000 unidades, una cifra que lleva camino de cumplirse. Estos registros son iguales a los vividos en 2011, cuando estábamos en plena crisis económica.

De cara a 2023 calcula que el mercado crecerá un 7,5% hasta los 860.000 vehículos vendidos en España. Por su parte, Suzuki confía en matricular 6.500 unidades, que es el total de vehículos que le han comprometido desde Japón, lo que supondrá aumentar las ventas un 44,4%.