https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Qué hacer si te quedas atrapado en un temporal de nieve con el coche

Es importante contar con los teléfonos de emergencia a mano como el 112 y tener batería suficiente para aguantar más horas de las esperadas

S. M.

En estas fechas de precipitaciones, temporales y nevadas constantes cabe destacar que, por sentido común, lo mejor sería quedarse en casa, pero si por alguna razón queremos visitar zonas de nieve es fundamental contar con información sobre el tiempo y un equipamiento adecuado. De hecho, también hay que llevar cadenas (así como saber ponerlas y quitarlas) ó neumáticos de invierno, para así evitar en gran medida el quedarnos atrapados en la carretera. Si, por mala suerte, la nieve nos 'aprisiona' es importante contar con los teléfonos de emergencia a mano como el 112 y tener batería suficiente para aguantar más horas de las esperadas. También es recomendable avisar a otras personas de la ruta que vamos a realizar y los tiempos de salida y llegada estimados.

Otro elemento previo fundamental en estas fechas es llevar el coche lo más lleno de combustible que sea posible, sobre todo si vamos a circular por alguno de los puntos donde se esperan atascos y temperaturas bajas. Esto nos servirá para mantener el coche en marcha y la calefacción encendida.

El primer consejo es permanecer en el interior del coche. Ante un temporal de frío es fundamental tener sentido común y no exponerse demasiado, es probable que si estás atascado poco puedas hacer fuera del coche. Además, es una forma de optimizar los recursos y guardar el calor interior de la calefacción y consumir menos combustible. Mantén el motor en funcionamiento. Aunque no podamos movernos, esta consigna es fundamental para mantener el coche operativo. Si apagamos el motor, el frío y la inactividad pueden hacer que el funcionamiento del coche se resienta y, una vez restablecida la circulación, no podamos avanzar.

Si el atasco se prolonga durante más tiempo del esperado, es fundamental ventilar de vez en cuando el habitáculo del coche. Aunque haya temperaturas gélidas en el exterior, es importante abrir las ventanas de manera frecuente para oxigenar el aire interior y prevenir posibles gases nocivos. En este sentido, también hay que comprobar de vez en cuando que el tubo de escape no esté taponado por la nieve y pueda provocar emisiones peligrosas dentro del vehículo.