https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Coche de segunda mano / P.F.

Cómo evitar un fraude de kilometraje cuando compras un coche de segunda mano

Además, y aunque los pequeños desperfectos no deberían ser un motivo para renunciar a una posible compra, todo comprador tiene derecho a conocer el alcance de los daño

S.M.

La probabilidad de comprar un coche con kilometraje falsificado en España es bastante alta. Es decir, muchos coches del mercado de segunda mano en España -algo habitual en todos los países de Europa- tienen el kilometraje tocado o no es tan transparente como muchos creen.

Esta es la principal conclusión de la investigación realizada por carVertical, quienes también analizan que, como más del 80% de la población vive en zonas urbanas donde son frecuentes los pequeños accidentes, muchos coches suelen acabar con pequeñas abolladuras en la puerta o arañazos en el parachoques delantero.

Y aunque los pequeños desperfectos no deberían ser un motivo para renunciar a una posible compra, todo comprador tiene derecho a conocer el alcance de los daños. Especialmente cuando se trata de coches modernos equipados con costosos faros LED y otras características exclusivas.

Los datos recogidos en los informes del historial de vehículos usados revelan que el 40,9% de todos los coches revisados en España habían sufrido daños. Aunque estas cifras pueden parecer aterradoras, en realidad, la cifra es algo inferior a la media de la UE, que se sitúa en el 52,4%.

Así, los vehículos con kilometraje falsificado siempre han sido un problema importante del mercado de coches usados. Los compradores desinformados adquieren coches a precios inflados, causando un daño importante a sus finanzas. Esto se traduce en una gran carga para la economía. Un estudio del Servicio de Investigación del Parlamento Europeo ha demostrado que los coches con kilometraje trucado cuestan a la economía europea 9.000 millones de euros al año.

En este sentido, Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, recuerda que «los compradores de vehículos de segunda mano –ya sean profesionales o particulares– pueden conocer cuántos propietarios ha tenido previamente pidiendo el informe de titularidad y cargas , en la Dirección General de Tráfico».

Este informe ha de solicitarse antes de realizar la compra. Además de la cantidad de propietarios que ha tenido el vehículo –lo que puede indicar una posible alteración del kilometraje si un coche con pocos kilómetros ha tenido muchos propietarios–, el informe de titularidad y de cargas informa sobre si quien lo vende es titular o intermediario; si el vehículo tiene alguna carga, como que no se haya terminado de pagar o que tenga un embargo; o si tiene el seguro y la ITV en regla.

Otra posibilidad para conocer el estado real del vehículo , y cubrirse las espaldas ante posibles reclamaciones, es acudir a los servicios oficiales de los fabricantes para y comprobar si el coche ha pasado ahí las revisiones. Así, se puede disponer de su historial e incluirlo en el libro de mantenimiento que se entregará al futuro propietario. También se puede detectar una alteración del kilometraje acudiendo a un técnico o comprobando la fecha de los cambios de aceite.

«Un coche usado con el cuentakilómetros falsificado puede parecer barato de comprar, hasta que empiezan a aparecer los problemas. Los coches trucados son mucho más caros a largo plazo y tienden a perder valor rápidamente», dice Matas Buzelis, responsable de comunicación de carVertical.