Borrar
Directo Clavijo: «La inmigración se va a endurecer. Tenemos que estar alerta»
La competición, banco de pruebas del coche eléctrico

La competición, banco de pruebas del coche eléctrico

La exigencia de reducir las emisiones ha obligado a los constructores a apostar por la electrificación de los coches y han encontrado en la Fórmula E y en la próxima Extreme E el banco de pruebas para sus futuros modelos

J. R. Alonso

Valencia

Miércoles, 9 de diciembre 2020, 12:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Fórmula E nacía en 2014 como una extravagancia en el mundo de la competición del motor, seis años después es una realidad con mucho futuro. En este éxito ha tenido un papel importante la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que daba a la prueba el marchamo de calidad. En un pri-mer momento había solo diez escuderías, algunas de ellas sin una vinculación directa con una marca, hoy son doce y están representadas los grupos de automoción punteros en el panorama mundial. Marcas como Porsche, Nissan, Jaguar, Mercedes, DS (actual campeón de la Fórmula E) o Audi testan en esta competición las tecnologías que luego instalan en sus modelos electrificados de calle.

Esos monoplazas, que compiten en circuitos urbanos, han ido calando en la afición durante los seis años que llevan de historia y se convertirá en la edición que comenzará el 16 de enero en Santiago de Chile en la primera temporada en la que el certamen eléctrico está considerado como campeonato del Mundo de la FIA.

Galería. Fotogalería: Formula E, la competición más emocionante y ecológica

Tras las competiciones de monoplazas eléctricos, en 2021 se estrena la versión todoterreno con la Extreme E, una nueva aventura en la que se intenta exprimir al máximo las tecnologías eléctricas de la automoción en una prueba de resistencia todoterreno.

La igualdad es una de las premisas de ambas competiciones. En las especificaciones técnicas se fijan una serie de limitaciones para que no haya grandes diferencias entre los vehículos. En el caso de la Fórmula E los chasis y las baterías son comunes, mientras que las marcas aportan el motor con una serie de limitaciones.

En el caso de la recién nacida Extreme E, todos los equipos emplearán el mismo modelo de vehículo, el Odyssey 21. Es un vehículo desarrollado por Spark Racing Technologies, y cada marca participante desarrollará su propio tren de potencia. Mientras que Continental es el suministrador único de neumáticos y Williams Advanced Engineering.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios