https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cómo superar con éxito un viaje en coche con niños

Además de las verificaciones oportunas del coche para comprobar que todos los elementos mecánicos y de seguridad funcionan correctamente, es necesaria una planificación previa, sobre todo si vamos a viajar en familia durante varias horas

S. M.

Llega el mes de julio, y con él la primera gran operación salida de vacaciones. Además de las verificaciones oportunas del coche para comprobar que todos los elementos mecánicos y de seguridad funcionan correctamente, es necesaria una planificación previa, sobre todo si vamos a viajar en familia durante varias horas.

Nunca se debe dejar todo para el último momento y, menos, un viaje en familia. La improvisación a la hora de viajar está muy bien pero no precisamente en un desplazamiento de estas características. Antes de viajar, es imprescindible recabar información sobre el estado de la circulación en las carreteras que vayas a utilizar, así como posibles itinerarios alternativos en caso de condiciones meteorológicas adversas.

Durante el trayecto también es posible escuchar los boletines informativos que difunde el Servicio de Información de Tráfico en las distintas emisoras de radio en todo el territorio nacional. Así que, para que todo el viaje transcurra de la manera más tranquila posible, ten en cuenta estas otras pautas:

- Tener planificado hasta el más mínimo detalle: no programes viajes excesivamente largos, no deberían superar las 6 horas en días de intenso calor. A su vez, es recomendable evitar salir en fechas y horas señaladas con mucho tráfico, así como conducir por carreteras seguras, como autopistas y autovías, que permitan una conducción relajada y tranquila, donde los niños puedan dormirse fácilmente.

- Utiliza el aire acondicionado con moderación: antes de que los niños se introduzcan en el vehículo, es recomendable comprobar que la temperatura en el interior se encuentra entre 21 y 23 grados. En caso de que el vehículo haya estado expuesto al sol, debemos ventilarlo previamente bajando las ventanillas. Asimismo, es importante no caer en el error de abrigar al niño cuando usemos el aire acondicionado, ya que es necesario que vista con ropa cómoda y holgada para que el sistema de retención actúe de forma eficaz. Comprueba regularmente si tiene frío o calor excesivo, tomando como referencia la temperatura de los pies.

- La correcta elección de la silla infantil: debido a que algunas de sus partes son metálicas, el sistema de retención infantil (SRI) puede alcanzar temperaturas peligrosas hasta el punto de provocar quemaduras en la piel expuesta de los pequeños en verano, pero su uso no es negociable. De acuerdo a las nuevas normas impuestas por la DGT a principios de 2021, quienes circulen sin hacer uso del SRI o se utilicen de forma incorrecta, serán sancionados con 200 euros y 4 puntos del carnet de conducir. Para evitar esto, comprueba que el SRI está homologado para la edad, el peso y la altura del niño, además de estar debidamente instalado, en sentido inverso de la marcha en el caso de los bebés.

- Prevenir el malestar de los niños: los mareos son muy comunes en meses tan calurosos y pueden generar situaciones de estrés en el conductor. Evita darles comidas pesadas o en mucha cantidad, y no olvides llevar contigo varias botellas de agua. A su vez, aunque se ha convertido en un método usual para entretener a los más pequeños, el uso de smartphones para visualizar películas o jugar a juegos no es recomendable ya que aumenta el riesgo de sufrir mareos. Si aun así el niño continúa con malestar, sentarle en el asiento central trasero para que fije la vista en un punto lejano puede ser una buena opción.

- El copiloto como centro de atención: el copiloto es el gran aliado del conductor a la hora de combatir las posibles distracciones de viajar con niños. Hacer uso de canciones, juegos e historias ayudará a apaciguar llantos y quejas y mantener la atención alejada de la persona que va al volante. En el caso de que el conductor sea el único adulto al volante, lo más aconsejable es dejar todos los elementos necesarios al alcance de la mano de los niños, o bien detener el vehículo y atender sus necesidades.