https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cómo sacar el máximo partido al aire acondicionado de tu coche

Mantener una temperatura agradable en el interior del vehículo es un aspecto fundamental para el confort y la seguridad del viaje

S. M.

Durante el verano son muchos los kilómetros y las horas que se pasan dentro del coche, por lo que es importante asegurarse de que el sistema de climatización del vehículo funciona correctamente. Por lo tanto, será clave tener en cuenta una serie de consejos para utilizar de forma eficiente el climatizador y no pasar calor, según Oscaro:

- Antes de reanudar la marcha: aunque resulte obvio, intentar aparcar a la sombra es 'el truco' por antonomasia para evitar que el vehículo alcance temperaturas elevadas. Es cierto que, en verano, ya sea en la playa o en la ciudad, no siempre es posible. Una solución que ayuda a bajar hasta 10º la temperatura del interior del vehículo es abrir las puertas con el aire acondicionado funcionando a baja potencia. De esta forma, se acelera el proceso de enfriado sin repercutir en un mayor gasto de energía, ahorrando hasta un 20% en el consumo del vehículo.

- Los primeros kilómetros sin el aire a pleno rendimiento: habiendo iniciado ya la marcha, pondremos el climatizador en un nivel medio con las ventanillas bajadas hasta coger velocidad, momento en el que ya se pueden subir y aumentar las revoluciones del aire acondicionado.

- Orientar hacia arriba la ventilación: el aire frío pesa más que el caliente, por lo que enfocando las rejillas hacia el techo el interior del vehículo se enfriará antes y favoreceremos la circulación del aire.

- Nunca menos de 22 grados: lo recomendable es mantener la temperatura entre 22º y 23º y sin dirigirlo hacia la cara o el cuello, sino más bien hacia el techo. En verano, tendemos a poner el aire acondicionado a temperaturas muy bajas buscando huir del calor cuanto antes, algo que puede ser perjudicial para nuestra salud. De hecho, los grandes contrastes de temperatura provocan inesperados resfriados que pueden poner en peligro el resto de las vacaciones.

- Para viajes largos, mejor la recirculación del aire: una vez alcanzada la temperatura ideal, y sobre todo para viajes largos, lo más recomendable es utilizar la funcionalidad de 'recirculación del aire' para aprovechar el aire frío del interior del habitáculo y conseguir que todos los pasajeros, incluso los que van en la parte de atrás del vehículo, disfruten de una temperatura agradable durante todo el trayecto. Además, de esta forma evitaremos un uso excesivo del sistema de refrigeración y protegeremos el compresor frente a potenciales averías.