https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cómo elegir el casco adecuado para circular en bicicleta o patinete

S. M. Madrid

La bicicleta está ganando multitud de seguidores como transporte alternativo en muchas ciudades. No obstante, los vehículos de dos ruedas son los que más peligro tienen para sus ocupantes en caso de accidente. Por este motivo, rodilleras y coderas son siempre recomendables, pero el casco es siempre el elemento obligatorio para que las consecuencias por un accidente o una pequeña caía sean las menores. Y para los nuevos vehículos de movilidad personal (VMP), como los patinetes y sus variantes, incluso eléctricas, la nueva Ley de Tráfico obligará a llevar casco a los usuarios de este tipo de vehículos. Ante esto, el Ayuntamiento de Madrid también incluirá en la nueva ordenanza de Movilidad Sostenible la obligatoriedad de llevar casco a los repartidores de comida y mercancías que utilicen estos modos de transporte.

Las lesiones cerebrales son las más frecuentes entre los ciclistas fallecidos en accidentes de tráfico, una de cada tres lesiones (31% de los casos), según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) del período 2006-2015. Incluso los investigadores de accidentes de tráfico explican que el cerebro es el órgano más crítico a proteger de traumatismos, debido a que los daños que se producen sobre el mismo, ya sean físicos o psicológicos, son generalmente irreversibles.

«Los cascos se han diseñado para evitar daños por fracturas en el cráneo por impactos severos en la cabeza. Pero desde hace años sabemos que hay otro tipo de daños producidos por rotaciones violentas de la cabeza -por una brusca deceleración, por ejemplo- que pueden producir roturas internas en el cerebro», explica Javier Villacorta, ingeniero experto en seguridad pasiva e investigador de la Fundación para la Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía ( CIDAUT).

Por este motivo, resultará fundamental elegir el casco adecuado, así como ponérselo correctamente, según la DGT:

-Mide el contorno de su cabeza con una cinta métrica, por encima de las cejas. Los fabricantes suelen especificar los centímetros del perímetro craneal para cada talla.

-Cuando te pongas el casco, debe estar ajustado a la cabeza, pero sin 'bailar' ni oprimirla.

-Ajusta las correas alrededor de las orejas. También bajo la mandíbula, de forma que pueda abrir la boca con cierta resistencia.

-Si usas gafas, ponte antes el casco y ajústalo para que las patillas queden por encima de las correas: si sufres una caída, las gafas saldrán despedidas y no podrán dañarte la cara y los ojos.

Aunque todos los cascos homologados cumplen unos estándares mínimos de seguridad, existen dos grandes familias de cascos para ciclistas y VMP, cada uno con características propias:

-ABS. Carcasa de plástico duro ABS. El 'corcho' interior es poliestireno expandido (EPS) grueso. Casco cerrado, redondo y sin aberturas, con menos ventilación.

-Policarbonato. Carcasa de policarbonato unida al EPS interior por presión y temperatura. Más ligero y ventilado. En igualdad de peso, absorben mejor los impactos.

Cascos inteligentes

Asimismo, y para minimizar el riesgo, en la actualidad ya existen cascos inteligentes que incorporan un sistema SOS de detección de caídas y accidentes, intermitentes y luz de freno, antirrobo, asistente por comandos de voz y manos libres para atender llamadas sin tener que soltar el manillar. Además, son resistentes a lluvia, frío y sol extremo. Se trata de la gama de cascos de LIVALL -patente única en el mundo-, los cuales Tráfico ya ha incluido en su grupo de trabajo DGT 3.0 con el fin de desarrollar casos de uso de conectividad de cascos inteligentes con su 'nube' de gestión de la movilidad de todo tipo de vehículos y estudiar las expectativas de los usuarios sobre las mejoras de su protección personal.