https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Las 5 revisiones básicas que necesita tu vehículo para recuperarse del verano

Las altas temperaturas y los largos desplazamientos pueden provocar desgastes en el coche que ahora conviene comprobar

Aunque es habitual seguir las recomendaciones previas y revisar ciertos elementos del coche antes de las vacaciones, una vez que se produce la 'vuelta al cole' el buen estado del vehículo sigue siendo igual de importante.

Durante el verano es más habitual hacer largos recorridos con el vehículo, y, dadas las altas temperaturas o incluso los largos desplazamientos, puede provocar que se produzcan desgastes en varios de los componentes del coche, por ello, es fundamental revisar el vehículo para certificar que se encuentra en buen estado.

Según los especialistas de la cadena de talleres Midas, el sistema de carga y arranque, la transmisión, el sistema de escape, la carrocería y pintura son algunas de las revisiones fundamentales que se deben realizar tras la vuelta de vacaciones.

El sistema de carga y arranque se encarga de convertir la energía eléctrica de la batería en energía mecánica para poder encender el motor. Debido al calor del verano, estos sistemas están sometidos a altas temperaturas lo que provoca que puedan sufrir daños en el sistema, además, las temperaturas por encima de 25ºC aceleran el desgaste de los componentes de la batería -las moléculas de azufre de su interior se descomponen con mayor rapidez- y con ello aumenta el depósito de placas, acelerando su descarga. Por ello, para que la vuelta sea óptima, es recomendable identificar y corregir los problemas y realizar un mantenimiento preventivo del sistema completo de carga y de arranque.

La transmisión hace que, gracias a la potencia del motor, se produzca una transferencia de energía a las ruedas para que el vehículo pueda moverse por si mismo. Los elementos que componen este sistema son el embrague, la caja de velocidades, el árbol de transmisión, el grupo cónico diferencial y los palieres.

Para el buen mantenimiento de este sistema es imprescindible evitar cargas excesivas no sobrecargando el vehículo, algo que, por desgracia, a veces realizamos en nuestros viajes de vacaciones. Para mejorar su funcionamiento conviene comprobar la presión de los neumáticos y mantenerlos calibrados y realizar cambios de aceite.

El sistema de escape es más complejo de lo que mucha gente piensa. Está compuesto por tuberías y piezas que se encargan de canalizar los gases de la combustión que salen hacia el exterior. En esta trayectoria, pasan por sistemas que, dada su reacción química, reducen el ruido y los gases nocivos expulsados al medio ambiente. En este sistema de escape, se encuentra la tubería de escape, que se encarga de la expulsión de estos gases nocivos y el silenciador, cuya función es reducir el nivel de ruido del escape.

También está compuesto por el catalizador, que transforma las sustancias nocivas que emiten el motor en componentes no tóxicos, y la sonda lambda, que mide la concentración de oxígeno que se encuentra en el gas de escape. Todo ello puede sufrir algún deterioro durante nuestros viajes de vacaciones.

Es importante visitar el taller y revisar todos estos elementos para que el sistema no pierda potencia y mantenga en todo momento un funcionamiento óptimo reduciendo los gases contaminantes.

En cuanto al aceite y los filtros, conviene recordar que uno de los encargados de proteger el motor es el aceite, por lo que tiene que mantenerse en perfectas condiciones. Volver de vacaciones implica decir adiós al verano y al calor y recibir al frío y la lluvia. Midas aconseja cambiar el aceite del coche para evitar la contaminación con el agua, con el objetivo de que el aceite cumpla con sus cinco funciones esenciales: disminuir el consumo de energía, enfriar eficazmente los componentes del motor, mantener la limpieza, proteger las superficies internas del motor y conservar la potencia.

Los filtros del coche son indispensables para mantener el buen estado del coche y del motor, por lo que cada uno de ellos debe ser sustituido correctamente después de verse afectados por la humedad. Como recuerdan los mecánicos de Midas, el buen estado de los filtros de aceite, aire, combustible y habitáculo evita el aumento de consumo por las pérdidas de gasolina y favorecen a la retención de cualquier partícula contaminante del vehículo.

Finalmente, cuando volvemos de vacaciones después de un largo viaje con el vehículo es importante prestar atención al estado de la carrocería y la pintura, especialmente si se ha visitado la playa o transitado por caminos polvorientos o mal asfaltados. Al volver a casa, la cantidad de suciedad del coche suele ser mayor y la arena y el polvo pueden incrementar el deterioro de la carrocería, por eso, es necesario realizar una limpieza en profundidad, tanto en el interior como en el exterior del vehículo. Para que la pintura del vehículo dure más tiempo, es recomendable limpiar el coche con productos adecuados. También conviene revisar los niveles de líquidos, incluido el del limpiaparabrisas, que puede haberse agotado y encontrarnos sin él ahora que empiezan las lluvias.