https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

El Opel Astra cumple años y celebra ya seis generaciones / P. F.

Opel Astra PHEV: un híbrido enchufable para todo uso

El modelo, con 180 CV de potencia, destaca por sus bajos consumos, tanto en ciudad como en carretera

PATXI FERNÁNDEZ

El Opel Astra se suma al segmento C donde actualmente reinan los modelos SUV, como su 'hermano mayor' el Grandland, pero como alternativa para quienes no quieren caer ante las tentaciones del segmento más de moda, con más deportividad y carácter. Lo cierto es que por sus características, el Astra es una compra muy lógica y equilibrada, cuenta con un diseño moderno, una gran habitabilidad (más de lo que se necesita en el día a día), y una gama de motores amplia, diésel, gasolina e híbrido enchufable, desde los 110 a los 179 CV de potencia.

El Opel Astra llega a su sexta generación manteniendo la fiabilidad, el confort y el diseño audaz que han caracterizado desde sus inicios al representante de la filosofía Opel en un segmento estratégico en los principales mercados europeos.

En esta ocasión hemos probado la versión más novedosa, la variante híbrida enchufable, que además de tener el distintivo «Cero» de la DGT por sus emisiones, se convierte al mismo tiempo en la variante más potente de la gama.

En realidad esta versión es sobre el papel la más indicada si nuestro medio natural es la ciudad, con 179 CV y un par máximo de 360 Nm. En modo eléctrico puro, puede recorrer hasta 60 kilómetros (WLTP) sin emisiones, que pueden aumentar hasta una cifra cercana a los 74 km en entorno urbano.

Durante los días de prueba hemos realizado el mismo recorrido diario (unos 40 km) recurriendo a toras las posibilidades mecánicas. Es decir, en modo 100% eléctrico, en la posición «hibrido», y recurriendo al motor de gasolina, una vez agotada la batería. Y nos hemos llevado varias sorpresas.

La primera al utilizar el modo eléctrico, ya que aprovechando las inercias y las frenadas regenerativas no nos ha resultado nada complicado llegar a los 74 km de autonomía homologados en modo urbano. Esto se traduce en que la ida y vuelta de casa la trabajo ha sido únicamente con el motor de gasolina, por lo que si disponemos de un cargador en el domicilio nos podemos olvidar de pasar por la estación de servicio durante bastantes días.

La segunda, en modo híbrido, donde de nuevo los consumos homologados se acercaron bastante a los reales. Dejando trabajar a la electrónica, lograr un consumo medio que no llegó a los dos litros de media (1,1 es la cifra homologada) es bastante destacable.

Pero la gran sorpresa fue la del consumo registrado casi al final de la semana, cuando dejamos que se agotase completamente la batería para comprobar las cifras de consumo. En realidad quien se compre un vehículo híbrido enchufable en pocas ocasiones debería de conducir de este modo, pero si utilizamos el coche para algún que otro desplazamiento de larga distancia (como por ejemplo en vacaciones), llegará un momento en que las pilas se agoten y tengamos que circular con el lastre adicional del peso de las baterías. En este caso extremo, y para el mismo recorrido que en los casos anteriores, no llegamos a superar los 5,5 litros de media de consumo, esto es una cifra muy similar a la de un vehículo de similares características (dimensiones y potencia) pero sin enchufe. No nos queda más remedio que calificar este comportamiento como «sobresaliente».

Habitabilidad

Con una longitud de 4.374 mm , una anchura de 1.860 mm y un volumen de maletero de 422 litros, el aspecto deportivo de esta nueva generación del Astra no le resta habitabilidad. Caben perfectamente cinco personas con un maletero de dimensiones muy correctas. Aunque quienes tengan más necesidad de espacio pueden esperar algunos meses más por la versión familiar Sports Tourer, con un maletero que parte de un volumen de 597 litros. en el caso de nuestra versión híbrida enchufable partimos de 352 litros, que se pueden ampliar hasta 1.268 abatiendo los asientos posteriores.

Al sentarnos a los mandos nos encontramos tres grandes pantallas y un 'head-up display' que proyecta información en el parabrisas (como el mapa del navegador), pero con los botones clásicos que nos facilitan el acceso a las funciones más utilizadas sin necesidad de perdernos en menús a través de una pantalla.

Al volante, cuenta con el apoyo de los sistemas de asistencia a la conducción más modernos, que abarcan desde el head-up display, proyectado directamente en el parabrisas, hasta el sistema semiautónomo de asistencia Intelli-Drive 2.0 y la cámara Intelli‑Vision de 360 grados. Como su antecesor, tiene el poder de transformar la noche en día gracias a gracias a la última evolución de la iluminación matricial IntelliLux LED Pixel, que cuenta 168 diodos que se encienden dependiendo de la luz ambiente y de las condiciones del tráfico.

El confort está garantizado sobre todo a través de los excelentes asientos de las plazas delanteras con certificación AGR y hasta 16 ajustes.