https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

CONTACTO

Mazda CX-60: declaración de intenciones

Con motores potentes y gran calidad de fabricación, el CX-60 compite en la categoría premium

MARCOS DIEGO

Con los últimos Mazda3 y CX-5, la firma de Hiroshima subió un peldaño en calidad para acortar distancia con las denominadas marcas premium. Ahora, con el lanzamiento del nuevo Mazda CX-60, el fabricante japonés certifica su estatus y se mete de lleno en la batalla de los SUV premium para rivalizar con modelos como el BMW X3, Audi Q5 y Volvo XC60.

El objetivo es ambicioso y no será fácil restar ventas a, sobre todo, las marcas alemanas, pero el CX-60 cuenta con los mimbres necesarios: imagen, refinamiento, calidad y tecnología. Además, ofrece mecánicas potentes y la ya tradicional experiencia de conducción de Mazda que logra combinar con mucho acierto confort de marcha y respuesta dinámica.

Con 4.745 mm de largo, 1.890 de ancho y 1.680 de alto, el CX-60 es un SUV grande y el modelo encargado de estrenar la nueva plataforma modular de Mazda que permite montar motores longitudinales y tracción trasera, otra señal de que estamos ante un producto de categoría superior. Y no solo estrena plataforma, el CX-60 es el primer híbrido enchufable de la marca y también el modelo más potente de su historia, con 327 CV de potencia.

La última reinterpretación del diseño Kodo

Las ventas de Mazda han crecido de forma exponencial en los últimos años y el lenguaje de diseño Kodo (Alma en movimiento) ha sido, en gran medida, el responsable de este éxito. Elegante y agresivo a parte iguales, el diseño Kodo se caracteriza por sus líneas fluidas, con un largo capó que, en el CX-60, se combina con un frontal plano y robusto en el que destaca la evolucionada parrilla en forma de ala, seña de identidad de Mazda, escoltada por unos grupos ópticos con tecnología LED para todas sus funciones de serie.

En cuanto a la personalización, Mazda ofrece llantas de aleación de 18 o 20 pulgadas y hasta ocho colores de carrocería de entre los que destaca, además de los ya conocidos Machine Grey y Soul Red Crystal, el nuevo Rhodium White. Según la marca, está inspirado en la estética japonesa y, a diferencia de los acabados perla convencionales, tiene un brillo más violento y una textura de partículas más densa.

El CX-60 presenta un interior muy cuidado

La calidad y cuidado en los detalles que ha puesto Mazda en su nuevo buque insignia es sin duda uno de los puntos fuerte del modelo. Con madera natural de arce, piel de primera calidad y guarnecidos y molduras agradables a la vista y el tacto, la primera impresión que tenemos al abrir las puertas es excelente.

Esa primera impresión se mantiene una vez que nos sentamos en el asiento y, acompañados por un diseño sobrio y elegante, comprobamos que la ergonomía es buena: la palanca del cambio y los controles del sistema multimedia quedan muy a mano, los mandos están perfectamente distribuidos para un manejo rápido y fácil y la postura de conducción es cómoda.

Respecto a lo último, hay que señalar dos cosas: por un lado, Mazda ha desarrollado una caja de cambios más compacta que permite que los pedales estén mejor alineados y, por tanto, una postura al volante más cómoda; por otro, el nuevo sistema Kinematic Posture Control (KPC) regula de forma automática el asiento para obtener la posición de conducción ideal en función de nuestra estatura y altura de la mirada.

En las plazas traseras, el espacio es bueno (5 cm más para las piernas que el CX-5). Además, el acceso es muy cómodo gracias a la apertura de casi 90 grados que ofrecen las puertas. Los pasajeros de la segunda fila disfrutan de controles para el climatizador y dos tomas USB de tipo C. En cuanto al maletero, el CX-60 presume de buena capacidad, de las mejores de la categoría, con 570 litros.

El interior del Mazda CX-60 se completa con un nivel tecnológico a la altura: dos pantallas de 12,3 pulgadas para el panel de instrumentos y sistema multimedia y un Head Up Display (HUD) de proyección sobre el parabrisas de gran tamaño (tres veces mayor que el del Mazda CX-30).

El sistema de infoentretenimiento incorpora la última versión de Mazda Connect, que incluye mejoras tales como un inicio más rápido, mayor calidad de imagen y sonido, sensor giroscópico 3D integrado y una función de búsqueda por palabras que permite al usuario buscar destinos con solo introducir palabras clave. Además, es compatible con Apple CarPlay y Andorid Auto de forma inalámbrica de serie. La conectividad se completa con la aplicación MyMazda para móviles que permite, por ejemplo, el cierre remoto y la localización del vehículo.

Gama de motores del Mazda CX-60

El nuevo SUV de Mazda ofrece tres versiones: un híbrido enchufable, un diésel y un gasolina. El primero en llegar al mercado será el PHEV. Combina el funcionamiento de un motor de gasolina de 2,5 litros de cubicaje y cuatro cilindros con 190 CV y 261 Nm de par con el de un motor eléctrico de 173 CV y 270 Nm. La potencia total del conjunto es de 327 CV y 500 Nm de par máximo. Asociado de serie a una caja de cambios automática de nuevo desarrollo y el sistema de tracción total i-Activ, el CX-60 híbrido enchufable acelera de 0 100 km/h en 5,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 200 km/h.

Mazda CX-60

Mazda CX-60
  • Potencia:: 328 CV 500 Nm

  • Aceleración:: 5,8 segundos

  • Consumo:: 1,5 l/100 km

  • Dimensiones:: 4,7 m x 1,8 m x 1,6 m

  • Maletero:: 570 litros

La batería que alimenta el motor eléctrico tiene 17,8 kWh de capacidad y permite homologar una autonomía en modo 100% eléctrico de 63 kilómetros, por lo que el CX-60 cuenta con la ventajosa etiqueta Cero Emisiones de la DGT. Con una potencia máxima de carga de 7,2 kW en corriente alterna, la operación de recarga completa de la batería lleva 2 horas y 20 minutos.

Los Mazda CX-60 de gasolina y diésel montan motores de seis cilindros en línea de 3 y 3,3 litros de cubicaje respectivamente. Mazda no ha comunicado la potencia, pero sí sabemos que irán asociados a un sistema de hibridación ligera y, por tanto, contarán con la etiqueta Eco. Siempre con cambio automático, se podrá elegir entre tracción trasera o total.

El Mazda CX-60 es un coche muy confortable

Durante la prueba del CX-60 que pudimos realizar por las carreteras de Cascais y Estoril, la respuesta dinámica y confort de marcha del CX-60 terminaron de apuntalar las sensaciones de coche premium que habíamos tenido nada más ver el habitáculo.

En vías rápidas, tiene un rodar de coche de categoría y sorprende por lo bien insonorizado que esta, el ruido del motor de gasolina apenas se percibe en el interior. Además, la suspensión, pese a que tiene un ajuste más bien firme, filtra bien las irregularidades. La dirección, precisa, tiene cierto tacto deportivo y, en carreteras reviradas, ayuda a guiar al coche, que sigue de forma encomiable la trazada. Sorprende, en este sentido, que, pese a las más de dos toneladas que pesa la versión híbrida enchufable, el CX-60 se desenvuelva con bastante soltura.

El sistema híbrido enchufable, por su parte, ofrece unas prestaciones excelentes y el cambio automático trabaja bien. En este apartado, no hay reproche que hacerle al CX-60.

Precio del Mazda CX-60

El Mazda CX-60 se ofrece con cuatro niveles de acabado: Prime Line, Exclusive-line, Takumi y Homura. De momento, solo conocemos los precios de la versión híbrida enchufable que parten en los 50.268 euros para la versión Prime-Line y se van hasta los 61.868 euros con el acabado Takumi, el más lujoso.