https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Golf Clubsport: a prueba el GTI con más músculo

Un estilo picante y aerodinámico y un delicioso motor 2.0 TSI de 300 CV distinguen a la variante más exclusiva de la familia GTI

U. MEZCUA Madrid

Desde 1976, cuando se lanzó por primera vez, el Golf GTI ha sido el paradigma de deportivo asequible y práctico. Para conmemorar su 40 aniversario, en 2016, Volkswagen decidió apostar por una variante aún más picante, denominada Clubsport. El experimento fue, de nuevo, tan exitoso que Volkswagen se ha decidido a lanzar una segunda generación, que ya hemos podido probar en profundidad.

Fotogalería: Volkswagen Golf GTI Clubsport 2021

Galería. Fotogalería: Volkswagen Golf GTI Clubsport 2021

El Clubsport da una vuelta de tuerca al concepto GTI al apostar por una mayor deportividad, con su mecánica EA888 evo4 2.0 TSI. Sus 300CV, derivados siempre al eje delantero, le sitúan a caballo entre el GTI «básico», con 245, y el radical Golf R, con 320. Un escalón intermedio que también queda reflejado en los precios: 47.130 euros para nuestro protagonista, justo entre los 44.915 de un GTI y los 52.285 de un R.

La variante Clubsport incorpora de serie prácticamente todos los opcionales del GTI, si bien el control de chasis adaptativo DCC continúa siendo opcional. La respuesta mecánica es muy ágil. Bastan para corroborarlo algunas cifras: es capaz de pasar de 0 a 100 en apenas 5,6 segundos; y alcanza una velocidad punta de 250 kilómetros por hora.

Un selector de modos de conducción permite alternar entre las opciones Eco, Confort y Sport, que ajustan, entre otros parámetros, la respuesta del cambio secuencial DSG, que se puede controlar manualmente mediante unas levas situadas tras el volante. El selector incorpora además un modo específico Nurburgring, una variante de conducción deportiva pensada para afrontar el «infierno verde» alemán que además permite disfrutar de un rugido más deportivo y petardeante del escape.

Los consumos son altos, pero no disparatados para un coche de sus características, con una media que rondó los 8,4 litros durante los cerca de 300 kilómetros de nuestro recorrido, en el que el peso de la conducción urbana rondó el 50%.

A los mandos, el Clubsport demuestra un comportamiento soberbio, muy deportivo y sobre todo muy preciso, incluso en las curvas rápidas. En ellas se agarra al asfalto como si pareciera ir sobre raíles, gracias a una puesta a punto específica sobre la suspensión. Cumple así la promesa que lanzó Volkswagen durante su presentación, de haber prácticamente eliminado el subviraje, la tendencia que muestran algunos deportivos de tracción delantera cuando pierden tracción. La suspensión, eso sí, resulta firme, lo que puede llegar a resultar algo incómodo al afrontar los muchos resaltos que pueblan las ciudades. Parte de la culpa en el caso de nuestra unidad puede no obstante proceder de las llantas opcionales de 19 pulgadas (las Richmond de serie son de 18«).

No solo bajo el capó hay más «chispa». En el apartado estético, el Clubsport se diferencia del resto de la familia Golf por su paragolpes más agresivo, así como por una parrilla sobredimensionada. Cuenta además con un difusor trasero específico, dos escapes gemelos cromados y un llamativo -y bastante grande- alerón de techo de dos piezas que, según Volkswagen, no es solo un ejercicio de diseño sino que incrementa de forma significativa la carga aerodinámica, contribuyendo a mantener al Clubsport pegado al suelo por muy rápido que se ruede.

Unos vinilos Clubsport en los laterales son, junto con el alerón, la seña de identidad que más fácilmente distingue al modelo. En el interior también hay detalles específicos, como el cuero perforado del volante (cuyo tacto, unido a la firmeza de la dirección, ayuda a que la experiencia de conducción sea particularmente agradable), la tapicería ArtVelours y el pedalier de aluminio.

Como remate de gama, el GTI Clubsport incorpora también toda la tecnología del Golf de octava generación, que no es poca. Como muestra, baste mencionar el head-up display que proyecta información directamente sobre el parabrisas; y el sistema Innovision Cockpit, que combina una pantalla de infoentretenimiento de 10« con un cuadro de instrumentación de grandes dimensiones también totalmente digital.

Ficha técnica

- Motor: gasolina 2.0 TSI de 300 CV

- Transmisión: automática DSG de 7 velocidades

- Consumo medio homologado: 7,2 l/100 km

- Aceleración 0-100: 5,6 s

- Vel. máxima: 250 km/h

- Precio: 47.130 euros