https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Dacia Duster de GLP: resultón y económico

PATXI FERNÁNDEZ El Barco de Ávila

La firma Dacia ha demostrado en los últimos años tener una relación calidad/precio que ha convencido a un nutrido grupo de compradores. Cuando la marca llegó a España se anunciaban con un sencillo «abre, cierra» mientras mostraba imágenes de una puerta. Eran coches pensados para ir simplemente del punto A al punto B. Pero con el paso de los años sus mejoras tanto en acabados como en diseño, han llevado a sus productos a lo más alto de las listas de ventas.

En esta ocasión hemos probado el Duster de segunda generación. Un coche que por segmento, el de los SUV, y por precio, desde poco más de 16.000 euros, tiene suficientes atractivos para triunfar. Pero además el vehículo es la versión de gasolina y GLP, con lo que por un lado logramos unos ajustadísimos consumos, muy a tener en cuenta con la actual escalada de precios del combustible, y además tenemos el distintivo medioambiental ECO de la DGT, con el que podemos acceder a las áreas restringidas de las ciudades.

En el apartado estético, con el Duster nos encontramos de todo, desde quienes opinan que es feo a quienes defienden sus líneas identificables con los tradicionales 4X4, aunque en este caso la versión TCe ECO-G es un tracción delantera dotado con neumáticos de carretera. No nos podemos permitir, sobre el papel, demasiadas alegrías off-road, pero su altura al suelo y cotas de entrada y salida parecen decirnos lo contrario. En cualquier caso, rueda perfectamente por pistas de tierra y mal asfaltadas.

El llamativo color naranja y las molduras y protectores en plástico negro acentúan la sensación de vehículo aventurero, y suman puntos.

Equipado con el motor de gasolina de 101 CV, en el maletero, en vez de la rueda de repuesto, monta un depósito auxiliar donde guarda el Gas Natural. El coche arranca con gasolina y automáticamente pasa a consumir GLP cuando alcanza la temperatura óptima de funcionamiento, hasta que este se agota o seleccionamos manualmente la opción de gasolina. Con algo más de 1.300 kilos de peso no podemos decir que sea el coche más rápido de la carretera, pero en su defensa hay que confesar que, a velocidades legales, tampoco se queda rezagado frente a vehículos similares. En nuestro recorrido hemos combinado trazados urbanos, de autopista y carretera convencional. Y salvo en la subida al puerto de Villatoro de camino a la localidad de el Barco de Ávila, no hemos tenido que apretar a fondo el pedal del acelerador ni reducir de marcha para lograr la velocidad deseada.

Se compensa esta potencia «justa» con unos consumos muy buenos, ya que homologa 3,6 kilos de GLP a los 100 km, que a 1,25 € (durante los días de la prueba) nos dejó un rendimiento solo comparable a los años pre pandemia.

En el interior del coche nos encontramos un salpicadero con plásticos duros, pero bien ajustados. Respecto a la primera generación, ha ganado mucho en cuanto a la calidad y dureza de los asientos. Y al volante no echamos dada de menos, ni asistentes de conducción ni el navegador GPS, que además es muy sencillo de usar y se accede a él a través de una pantalla con grandes botones. Tiene compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, y dispone de seis altavoces repartidos por el habitáculo.

Ficha técnica

Motor: gasolina GLP de 101 km

Consumo: 3,8/3,9 k/100 km

Largo/ancho/alto (en metros): 4,34/1,80/1,69

Maletero: de 445 a 1.478 litros

Precio: desde 16.050 euros

Tanto las plazas delanteras como las traseras acogen bien a cuatro o cinco adultos, y además disponemos de un maletero que, pese a estar parcialmente ocupado por el depósito del gas, nos deja libres de 445 a 1.478 litros. Muy correctos para viajar en familia sin estrecheces. En cuanto al precio, esta versión de gas arranca el 16.050 euros, y el más equipado llega a unos muy sensatos 19.250 euros.