https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Preparadas para comenzar la Montana Experience por el Maestrazgo

Sometemos a una dura prueba la Macbor Montana XR5

La Macbor Montana Experience de este año se completó con una excelente Montana XR5 que no se quejó en ningún momento del duro recorrido, algo más de 700 kilómetros, por el que se la hizo pasar

PEPUS ALONSO

Tres años han pasado desde que realizamos la ruta denominada transpirenaica con la primera Macbor Montana XR5. Ahora, tras esta grata experiencia que nos hizo disfrutar de esta trail de media cilindrada volvemos a las andadas con la nueva Montana XR5 ya con especificaciones Euro 5 haciendo una ruta por el Maestrazgo.

Peñíscola lugar de la salida

La nueva versión de esta trail ha variado muy poco respecto a la existente, eso sí, ahora cumple con la normativa anticontaminante EURO5 por lo demás poco cambio necesitaba para ser un referente entre las trail de media cilindrada. Los 47 caballos de potencia que ofrece el propulsor de dos cilindros y 471 centímetros cúbicos de cilindrada hacen que sea un buen vehículo para circular tanto por el campo como por carretera. Además, se puede elegir entre dos modos de conducción, Safe y Sport para adecuar la entrega de potencia de una manera más suave o más rotunda.

Barras protectoras laterales

Esta motocicleta creada por la empresa española Motos Bordoy cuenta con una buena puesta a punto general y unos elementos en su fabricación de primera calidad. Las suspensiones de la firma Kayaba con regulación ofrecen una respuesta muy equilibrada y segura o el sistema de frenos con ABS desconectable y tres modos diferentes de ajuste en el mismo junto a los discos, uno en cada eje, el delantero lobulado y con pinza radial Nissin, ofrecen una frenada fuerte y muy eficaz en todo momento.

Camino de Teruel atravesando el Maestrazgo

La utilización de esta motocicleta se hace muy fácil para cualquier nivel de conducción y el equipamiento que lleva de serie, por 6.699 euros, consta de parabrisas con regulación manual de su posición, un peso total, muy liviano, de 178 kilogramos en orden de marcha y detalles como el cubrecarter fabricado en aluminio, efectivas defensas laterales para que la motocicleta sufra lo menos posible en caso de caída, cubremanetas, caballete central y «pata de cabra». La iluminación está encomendada completamente a la tecnología de led. La instrumentación es digital a través de una pantalla LCD e incluso dispone de una toma de corriente para poder recargar el teléfono móvil. El depósito de combustible tiene una excelente capacidad con 20 litros y los consumos que hemos registrado en esta larga prueba no han pasado en ningún momento de los cuatro litros cada 100 kilómetros con lo cual la autonomía es de casi 500 kilómetros de distancia. Y, además, con la potencia que suministra el motor bicilíndrico permite que se pueda conducir con el permiso de conducción A2.

El buen tiempo acompañó durante toda la Montana Experience

La ruta a través del Maestrazgo comenzaba en la ciudad costera y mediterránea de Peñíscola. Desde este punto la primera etapa consistía en llegar desde allí a la capital turolense, Teruel. El recorrido era casi mitad campo y mitad carretera. Concretamente el 64% se circulaba por asfalto y el resto se realizaba fuera de la carretera, por pistas. La Montana XR5, pobrecita, se manejaba sin problemas por cualquiera de los dos medios. De ahí sacamos la conclusión de qué está motocicleta estaba perfectamente adaptada a casi cualquier medio y eso qué en el campo llevaba neumáticos mixtos con los que se suministra la moto a cualquier cliente. La Montana fuera del asfalto pasaba por casi cualquier situación complicada, tanto en zonas con piedras sueltas cómo en cierta parte qué hubo que hacerla sobre arena recién esparcida.

Una vez que se completó la primera etapa, 242 kilómetros, los comentarios generales de todos los participantes en este evento, con el cansancio correspondiente en el cuerpo de cada uno, eran todos muy positivos y asombrados por la gran entereza con la que se comportó esta motocicleta.

Camino de la Fuentespalda

La segunda etapa constaba de un recorrido desde Teruel a Fuentespalda. Con un recorrido de 254 km que también alternaba en la misma proporción de la anterior etapa entre el asfalto y el campo.

Esta parte quizá fue de las más duras. Atravesar prácticamente el Maestrazgo por el campo resultó una aventura más dura y electrizante en muchos momentos para este tipo de motocicleta. Pero a lomos de la Montana XR5 esta no se quejaba y se comportó como una campeona sin apenas opinar en las abruptas zonas por las que la hacíamos pasar.

Los paisajes y las zonas por las que atravesaba esta Experience son únicos

Ya en Fuentespalda, muy cerca del circuito de Motorland en Alcañiz, comenzamos la última y definitiva etapa que nos tenía que conducir hasta Cambrils, fin de la Montana Experience de este año. Solamente quedaban 192 km para llegar a la meta. De los cuales, en esta ocasión, eran el 69% del recorrido en asfalto y un pequeño 31% por los caminos vecinales que nos llevarían hasta la costa mediterránea.

Llegada a la meta

El resumen final después de algo más de 700 km, con un recorrido qué alternaba aparte del asfalto unos duros caminos vecinales en ciertos momentos, es que con una motocicleta trail de media cilindrada cómo es la Macbor Montana XR5 se puede circular cómodamente en casi cualquier situación cómo es el caso que hemos relatado. Ni las suspensiones ni los frenos ni el propulsor de menos de 50 caballos de potencia se quejaron en ningún momento tras esta dura prueba de resistencia.