https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Macbor Eight Mile 500, una atractiva naked con dos versiones

Destaca por su estilo neo-retro, combina componentes alta calidad, prestaciones y precio con el inconfundible espíritu Macbor: una moto con alma pensada por y para entusiastas de las motos

S. M. Madrid

Tras el lanzamiento de la exitosa Montana XR5, la primera Trail de Macbor de media cilindrada, la marca española creada por y para entusiastas de las motos, presenta la Eight Mile 500, que viene a ampliar la gama de media cilindrada con esta nueva atractiva naked en sus dos versiones.

Con la Eight Mile 500, Macbor consolida su presencia dentro del mercado de media cilindrada accediendo ahora a uno de sus segmentos más competidos, el de las naked. El crecimiento experimentado por Macbor en los últimos años, tanto por sus ventas como de gama ha sido progresivo y constante, con más de diez modelos en cartera, no sólo centrados en las cilindradas pequeñas sino también en las medias y con presencia en los segmentos con mayor demanda, como son el de las trail y, a partir de ahora, las naked.

La Eight Mile 500 destaca por ser un modelo en el que sus desarrolladores no sólo han volcado todo su saber hacer, sino también toda su pasión por el mundo de la moto, con un cuidado extremo hasta por el más mínimo de los detalles ya sea por diseño, tecnología o equipamiento. Algo que se aprecia al instante al contemplarla en vivo, con ese aroma que desprenden los productos elaborados con mayor esmero y que le confieren alma, porque la nueva Eight Mile 500 no está concebida como un mero medio de transporte sino como una compañera junto a la que disfrutar de todo tipo de aventuras.

Ofrece el mejor equilibrio entre el espíritu de las scrambler de los años 70 y lo último en cuanto a tecnología, combinando todo el confort y equipamiento de una moto moderna y un diseño y estilo retro únicos.

Con la Eight Mile 500, Macbor accede a uno de los segmentos más competidos del mercado, en el que se contempla una amplia oferta tanto de naked de estilo deportivo como de modelos de aire scrambler, que se encuentran en pleno auge y transmiten a la perfección la filosofía de Macbor. El término scrambler (del ingles 'scramble', mezcla) se empezó a utilizar con asiduidad en el Reino Unido en la década de los '50 para definir un estilo de motos que combinan las cualidades de una moto de carretera con las de una moto de campo; con una posición de conducción más erguida, asiento plano, horquillas de mayor recorrido, escapes sobre elevados y neumáticos mixtos de tacos no muy marcados. Aunque por su definición pueda parecer una trail, y en sus albores sí tenían mucho en común con ellas, las scrambler actuales por su filosofía están más próximas a una naked, pero con la ventaja de poder desenvolverse con soltura cuando se acaba la carretera y mantener el encanto de esas polivalentes motos de la época.

La Macbor Eight Mile 500 en sus dos versiones son perfectas 'todo uso', que por su polivalencia, confort y prestaciones, están al alcance de todo tipo de conductores, ya sea con el carné de conducir A o con el A2. No en vano, muchos de los poseedores del A se decantan por este tipo de opciones por su amplio radio de acción y diversión junto a la combinación de un coste de seguro y de mantenimiento mucho más reducidos.

La Eight Mile 500 sobresale por su doble tubo de escape en el lateral inferior derecho, el basculante monobrazo, los frenos de disco lobulados hasta el minimalista portamatrículas de estilo flotante sobre la rueda trasera. Equipa un motor potente y fiable. Un bicilíndrico de 471 cc multiválvula con inyección electrónica que desarrolla 47 CV a 8.500 rpm. Se trata del mismo propulsor de la Montana XR5 que ya ha dado muestras de su excelente rendimiento, bajos consumos y gran fiabilidad. Un propulsor que, como buen bicilíndrico, sobresale por su rápida capacidad de reacción, linealidad en su respuesta y bajo nivel de vibraciones.

Se ha dedicado mayor dedicación a la ergonomía, no solo para que quien se ponga al manillar de la Eight Mile 500 experimente una gran diversión, también para procurar el mayor confort en cualquier circunstancia. Por ello su asiento permite una total libertad de movimientos tanto al conducir sentado como de pie, al tiempo que la densidad de su espumado ofrece el máximo confort en los recorridos más largos. Algo que también es patente en la posición de las estriberas de aluminio, con una protección de goma extraíble ya sea para no estropear el calzado de calle o para conseguir el máximo agarre incluso con barro. El pedal de freno o la palanca de cambios, también de aluminio, están montados sobre rodamientos de agujas para garantizar la suavidad en sus movimientos.

Temas

Motor