https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Invicta Electric T10 Neila: el scooter eléctrico para la ciudad y el extrarradio

En sus dos versiones, hasta 270 km de autonomía y desde 4.795 euros, resulta válido para cualquier cometido

S. M. Madrid

Con el T10 Neila, Invicta Electric completa por arriba su gama de scooter eléctricos GT. Un modelo que por prestaciones y autonomía se consolida como la gran opción para la ciudad y los desplazamientos por el extrarradio. Tanto en su versión de acceso T10 Neila City, con una autonomía de hasta 175 km y una velocidad máxima de 105 km/h (desde 4.795 euros), como en el T10 Neila Next (desde 5.595 euros), que con un alcance de hasta 270 km y una velocidad punta de 120 km/h, resulta válido para cualquier cometido.

Estilísticamente el Invicta Electric T10 Neila sobresale por sus deportivas formas, con líneas muy afiladas pero en las que la ergonomía ha jugado un papel clave en su desarrollo. Un alto grado de confort es la nota dominante tanto para el conductor como para el pasajero, que comparten un asiento de generosa anchura y con altura a dos niveles. Detalles como las estriberas de aluminio plegables para el pasajero muestran cómo la calidad y la funcionalidad conviven en armonía.

La Instrumentación analógica digital mezcla clásicos tintes deportivos con otros plenamente vanguardistas, con una gran reloj en el centro para el velocímetro -que muestra grafías en rojo- y dos pantallas LCD a cada lado del mismo; la izquierda para el nivel de combustible, los cuentakilómetros total y parcial y el velocímetro digital, y la derecha para los testigos luminosos de aviso.

Funcionalmente sobresale por elementos tan exclusivos como la marcha atrás, que permite maniobrar sin esfuerzos, y tan prácticos como el gran portabultos trasero con asas incorporadas para el pasajero que permite instalar un cofre opcional (por 100 euros) de 420 x 480 x 330 mm.

La respuesta de su motor eléctrico facilita mucho su conducción por su progresividad, pero también por su contundente aceleración desde el mismo instante en que se gira el puño del acelerador. Sin ninguna perdida de transmisión al situarse el motor en la rueda trasera. Esto es común tanto en la versión City, que desarrolla una potencia máxima de 6 kW, como en el Next, con 8 kW.

El Invicta Electric T10 Neila se puede conducir tanto con el carné de coche B como desde los 16 años con el A1 para motocicletas, lo que lo convierte tan adecuado para el ejecutivo que busca un medio de transporte rápido y sostenible, a salvo de atascos y contaminación, para trasladarse del extrarradio a la ciudad, como para el estudiante que anhela un vehículo económico en su uso con el que ir a clase entre semana y tener toda la libertad para el fin de semana; en el que puede decidir dónde ir sin limitación por su autonomía o velocidad de crucero.