https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

El Moves III aumenta hasta 7.000 euros las ayudas para la compra de coches eléctricos

El plan, presentado por la ministra de Transición Ecológica, se prolongará por lo menos hasta el año 2023, con una dotación económica de 400 millones ampliable hasta 800 millones de euros para 2021

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

La vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha inaugurado este viernes el evento «Movilidad Eléctrica» donde ha detallado las claves del nuevo Programa MOVES III. El programa de ayudas para la adquisición de coches eficientes contará con un presupuesto inicial de 400 millones de euros, aunque podría alcanzar los 800 millones si la demanda así lo requiere. Las subvenciones se prolongarán hasta al menos el año 2023.

Según Teresa Ribera, esta prolongación en el tiempo se efectúa para dar respuesta a una de las reivindicaciones del sector. Además, según la ministra se establecerá una ayuda adicional del 10% para los residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes, tanto para la instalación de pintos de recarga como para la adquisición de vehículos eléctricos.

Este presupuesto supone multiplicar por cuatro el actual Plan Moves II, que contaba con 100 millones de euros, aunque más tarde se le añadieron otros 20 millones ya que algunas comunidades agotaron los fondos en apenas unas semanas.

Entre las principales novedades del Moves III, que entra en vigor de manera inmediata, desde el mismo día 10 de abril, destacan que los particulares que compren un vehículo eléctrico podrán recibir ayudas por importe de hasta 7.000 euros, siempre que a cambio achatarren un vehículo de combustión. Si no disponen de un vehículo para entregar en el momento de la compra del automóvil eléctrico nuevo, la cantidad será de 4.500 euros.

Asimismo, la compra de furgonetas eléctricas se subvencionará con hasta 9.000 euros en caso de que el usuario achatarre su viejo vehículo y con hasta 7.000 en caso de que no lo haga. En el caso de las motocicletas la subvención asciende hasta 1.300 euros.

Esta nueva edición de Moves se incluyen mayores cuantías a los autónomos (taxis y VTC) que compren un vehículo eléctrico que utilicen para trabajar, lo que permite ayudar a un sector «clave de la economía española y favorece la sustitución de vehículos que realizan un elevado número de kilómetros».

El nuevo Plan Moves mantiene el sistema de reparto en función de las Comunidades Autónomas, pero con la novedad de que aquellas que agoten las ayudas optarán a una ampliación de fondos.

Teresa Rivera, vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

El objetivo del gobierno con este Plan es alcanzar los 250.000 vehículos eléctricos en el año 2023, así como los 100.000 puntos de recarga. El Programa de Incentivos a la movilidad eficiente y sostenible Moves III aportará más de 2.900 millones de euros al PIB y generará unos 40.000 empleos, según ha asegurado la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, durante la presentación del plan.

Para ayudar al ciudadano a resolver sus dudas sobre el nuevo Moves III y, especialmente, sobre a qué ayudas acogerse en el periodo de vigencia de ambas líneas, o sobre la documentación necesaria para ser beneficiario del nuevo programa, la web del MITECO publicará un documento elaborado junto con el el sector que dará respuesta a las preguntas y respuestas más frecuentes.

Reacciones del sector

Una vez conocido este plan Moves III, el presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes (Anfac), José Vicente de los Mozos , ha destacado que se trata de un plan integral que «ayudará a incentivar la demanda de coche eléctrico y electrificado». En este sentido valoró positivamente los incentivos destinados a la «España vaciada, donde el coche híbrido enchufable es una muy buena respuesta para las necesidades de las zonas rurales, donde también es necesario reducir las emisiones». El presidente de Anfac considera que «el hecho de que estas ayudas se prolonguen como mínimo hasta 2023 dotan al Plan de una mayor estabilidad en el tiempo». Las previsiones de Anfac señalan que, con estos apoyos, las ventas de vehículos electrificados crezcan un 75% este año , hasta superar las 70.000 unidades, en un mercado de matriculaciones a la baja.

Desde UGT, su secretario general Pedro Hojas, entiende que se trata de una medida muy positiva «en un momento en el que es necesario apostar por la reactivación de las ventas de automóviles en nuestro país». Las cuantías económicas contempladas inciden, según Hojas, no solo en la electrificación del parque, sino también en solventar uno de los problemas, el de la falta de medios e infraestructura de recarga. Ha insistido además en la necesidad de reclamar un entorno favorable para que las empresas sigan apostando por España, aunque «por poner una pega, en nuestras fábricas todavía tenemos producción de motores de combustión eficientes, que pueden contribuir a la mejora medioambiental mediante el achatarramiento de los vehículos más viejos, por lo que creo que en este Moves III se deberian de haber tenido en cuenta estos vehículos de combustión«.

El presidente de la Asociación de concesionarios Faconauto, Gerardo Pérez, también ha valorado positivamente la entada en vigor de este nuevo plan, porque «intenta igualar en gran medida el precio de los vehículos de combustión con el de los eléctricos». Además, desde su punto de vista, sis e consigue el objetivo de lograr los 100.000 puntos de recarga, se conseguiría hacer más viables los viajes en coche eléctrico.

El Moves II sigue vigente

El anterior Plan Moves II, vigente hasta el próximo 18 de junio, ofrecía ayudas de hasta 5.500 euros para la adquisición de un modelo 'cero emisiones', mientras que los fabricantes aportaban un apoyo adicional de 1.000 euros para incentivar su compra. En lo que se refiere a turismos, el modelo debería de tener un precio máximo de hasta 45.000 euros, llegando a los 53.000 euros para coches de ocho plazas o en el caso de que el destinatario último fuese una Administración o entidad sin ánimo de lucro.

El Plan Moves III era una de las reivindicaciones de los fabricantes de automóviles, que, través de su asociación Anfac, han propuesto al ejecutivo un plan sostenido para el achatarramiento de vehículos de mayor antigüedad, que idealmente debe ser superior en volumen a las matriculaciones de vehículos nuevos, un fenómeno que no se ha conseguido desde 2013.

En cuanto a los puntos de carga, la asociación propone fijar objetivos intermedios de instalación, con 48.000 puntos de recarga de acceso público para el 31 de diciembre de 2022, donde, al menos, exista uno por cada 100 kilómetros de carretera de la Red Básica de Carreteras y Red General de Carreteras del Estado. Para el 31 de diciembre de 2025, deberían haberse instalado 110.000 puntos de recarga de acceso público, para así alcanzar los necesarios 340.000 puntos para 2030, dice la asociación.

La patronal automovilística reclama además «una herramienta destinada a empujar la renovación del parque», y urge a efectuar una reforma integral de la fiscalidad de la automoción como elemento necesario para empujar esta transformación.