https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cual es el combustible 'Eco' más barato

J. BACORELLE Madrid

La incertidumbre económica y política actual, agravada por el conflicto en Ucrania, ha llevado a registrar, en las últimas semanas, máximos históricos en los precios de muchas materias primas, la energía y los combustibles. Gobiernos de todo el mundo plantean medidas para paliar los efectos de la inflación. En el caso de los combustibles, los precios han experimentado, en algunos casos, incrementos de hasta el 30% con respecto a los de hace un año.

Ante este escenario, el autogás, la denominación que recibe el GLP cuando se usa como combustible de automoción, se posiciona como una alternativa económica y, además, sostenible.

Se trata de una energía limpia, compuesta por propano y butano, que ya propulsa más de 27 millones de vehículos en el mundo y, desde 2014, es reconocida por la Comisión Europea como combustible alternativo para el transporte. Asimismo, es una de las alternativas más económicas del mercado, con un precio de 0,91 céntimos el litro según los datos oficiales publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Coste que se mantiene estable a pesar de las circunstancias y que solo ha aumentado 0,198 céntimos en el último año.

Según explican desde desde BeGas, en la actualidad es posible realizar una remotorización de vehículos pesados de entre tres y diez años de vida, lo que permite tanto a administraciones públicas como a las empresas de transporte, la reutilización de sus flotas mediante la sustitución de sus motores diésel por otros propulsados por autogás o biopropano.

Un ahorro que no es solo económico ya que el uso de los motores ecológicos de BeGas, que cuentan con la homologación Euro VI Step E, la más avanzada de la UE para equipos de combustión, reduce en más de un 90% los niveles de partículas en suspensión y de NOx. También contribuyen a la disminución de la contaminación acústica, ya que logran niveles de ruido un 50% inferiores a los emitidos por los vehículos diésel.

¿Cómo pasar un coche a gas?

Para pasar un coche a gas, en primer lugar se debe saber que no cualquier vehículo se puede convertir a gas. La legislación española limita esta transformación a los modelos de gasolina con homologación Euro3 y posteriores, es decir, los que se vendieron a partir de 2001.

Al igual que los coches híbridos, los coches impulsados con GLP cuentan con un segundo depósito, en la actualidad solo usado sobre motores gasolina. Podemos optar por comprarlo ya preparado o adaptar nuestro vehículo mediante un KIT de GLP -depósito, inyectores de gas y boquerel- en un taller autorizado, ya que posteriormente debe ser la ITV la que conceda la homologación

Esta solución que se adapta perfectamente a cualquier municipio o área geográfica gracias a la reducción de gasto que supone la reutilización de los vehículos y el fácil transporte de este combustible, que hace que pueda llegar hasta las regiones más remotas.

Ten en cuenta que un coche impulsado con GLP es un vehículo de gasolina tradicional, que gracias a un segundo depósito donde se almacena el GLP, nos permite elegir en cualquier momento que sistema de impulsión queremos utilizar ¿Pero qué sucede si uno de los dos se agota? Pues simplemente el sistema de control emitirá un aviso y realizará el cambio automáticamente sin notar nada.

Este tipo de instalación puede costar alrededor de 1.600 euros, que se amorizan en un uso normal de entre 50.000 y 60.000 kilómetros en la vida del vehículo ya que el precio del Autogas es casi la mitad que el de gasolina -0,66 euros/litro frente a los 1,32 de la gasolina-.

Posteriormente, hay que legalizar el coche y pasar por la ITV. Para estos pasos existen de equipos de transformaciones que tiene talleres propios y delegaciones en toda España que pueden efectuar las transformaciones con la garantía del Distribuidor o de la propia marca de vehículo. En la web AOGLP es posible encontrar todos estos «Distribuidores» y, dentro de cada uno de ellos, su red de talleres autorizados.

Se aconseja requerir a ellos ya que los controles de las Administraciones son periódicos y muy exigentes para asegurar la calidad de la transformación, del taller y del futuro mantenimiento con una formación adecuada de los talleres. Por lo tanto, dichos «Distribuidores», a través de sus instalaciones simplifican al máximo estas tareas, entregando el coche al consumidor con todos los requisitos para salir a rodar de nuevo.