https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Los compradores prefieren coches híbridos pese a que tendrán los mismos vetos que los diésel

Los favoritos son los híbridos, que se erigen como un vehículo de transición hacia la movilidad 0 emisiones para muchos conductores

A. NOGUEROL Madrid

Cuando en julio de 2018 la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, sentenciaba a los vehículos diésel asegurando que tenían los días contados, ni el Covid-19 ni la crisis de los semiconductores hacían presagiar una crisis en el sector de la automoción de tal magnitud como la que estamos viendo en los últimos años.

Además de las circunstancias propias del sector, la normativa medioambiental europea, cada vez más exigente, está provocando que la afirmación de la ministra se esté convirtiendo en una realidad, ya que a la hora de comprar un coche son cada vez más las personas que se interesan por su distintivo medioambiental y por las posibilidades de poder seguir circulando con él pasados unos cuantos años.

Los conductores están poniendo de su parte en la lucha contra el cambio climático y, poco a poco, l os vehículos más sostenibles ganan adeptos, ya que aquellos que buscan un modelo «verde» son casi uno de cada cinco (17,8%), cuando en enero aglutinaban un 11,9%, según datos de Sumauto, que agrupa a Unoauto, Autocasión y AutoScout24, entre otros, analizados con motivo de la COP26 de Glasgow.

Esta cumbre medioambiental ha contado con el compromiso de una treintena de países y seis grandes grupos automovilísticos (de momento) para dejar de producir humo en 2035.

De este modo, el apetito por vehículos más sostenibles ha ido in crescendo y se aprecia, sobre todo, en el mercado de nuevos. Ahí, los conductores empiezan a ver más allá de los convencionales gasolina y diésel, de modo que las búsquedas de motorizaciones alternativas representan ya más de una de cada cuatro (29,7%). Los favoritos son los híbridos (puros+enchufables) con un 18,9% a pesar de que sufrirán el mismo veto que el diésel y gasolina.

El híbrido se erige, por tanto, como un vehículo de transición hacia la movilidad 0 emisiones para muchos conductores, toda vez que hay 13 años por delante para que entre en vigor el fin de la producción de vehículos que emiten gases, es decir, tantos años como la antigüedad media de los coches en España, por lo que un híbrido que se compre en 2022 llegará a viejo, al tener asegurado su ciclo de vida completo.

En el mercado de ocasión, por su parte, el peso de las búsquedas de modelos que no son de combustión es algo menor, de un 16,1% sobre el total. No obstante, a principios de año estaba en el 11,9%, síntoma de que el universo VO de coches con etiqueta ECO empieza a generar expectación.

Todo ello se produce impulsado por las diferentes dinámicas de mercado que están registrando los usados de combustión y ECO. En concreto, el stock de vehículos sostenibles cerró septiembre en las 29.222 unidades, un 13,8% más que a finales de 2020, impulsado por las automatrículas de las marcas en la primera mitad del año para sortear las multas de la normativa europea de emisiones, cuya tendencia se ha suavizado en los últimos meses.

Eso sí, la crisis de los semiconductores también está impactando al mercado de ocasión, que se ha convertido en una alternativa de compra ante la falta de stock de nuevos. Ahora bien, este aumento de la demanda se está topando con la caída de vehículo usado joven procedente de rent a car por la debacle del turismo y también por el parón en las matriculaciones tácticas.

Todo ello ha provocado que los usados con etiqueta ECO acumulen tres meses de reducción de stock, aunque el tiempo que tardan en venderse se mantiene estable, en torno a los 3 meses, según los datos de Green Car Monitor de autobiz para Sumauto. Por su parte, los vehículos de ocasión diésel y gasolina disponibles en el mercado contabilizan 321.593 unidades, cerca de un 27% menos de con las que terminó 2020.

Según el portavoz de Sumauto, Ignacio Gª Rojí, «no es casualidad que el interés por estos vehículos haya aumentado con fuerza en el segundo trimestre del año debido al fin del estado de alarma, al anuncio del Moves III y, posteriormente, a la entrada en vigor de dicho plan. Además, la crisis de los microchips afecta más a vehículos en mitad de su ciclo comercial y apenas se deja notar en las novedades, lo que beneficia a los eléctricos e híbridos».