https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Bajar impuestos a los combustibles perjudicará a las rentas más bajas, según los ecologistas

J. BACORELLE Madrid

La mitad de los Estados miembros de la UE (14 de los 27) han recortado los impuestos sobre el combustible. Una medida adoptada con la intención de contener los precios ante la escalada registrada como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania. Pero esta reducción podría tener un coste estimado de casi 9.000 millones de euros, según un análisis de Transport & Environment (T&E), que perjudicaría a las rentas más bajas, y solos ería positivo para las más altas.

Desde esta organización ecologista argumentan que el 10% de los conductores con rentas más altas ahorrará ocho veces más de media por los recortes de los impuestos que los de menor poder adquisitivo porque consumen más combustible.

Así, una rebaja de 15 céntimos en el impuesto sobre el combustible durante seis meses reducirá la factura de un conductor de un BMW X5 en 300 euros, frente a los 85 euros de un conductor de un Citroën C3. Mientras tanto, las personas que utilizan el transporte público no ahorrarán nada con esta medida.

En su lugar, T&E propone que los gobiernos deberían imponer un arancel a la importación de petróleo ruso para recaudar ingresos destinados a las ayudas económicas a los hogares con rentas bajas y a impulsar la seguridad energética de Europa.

Este año, los países de la Unión Europea hubieran recaudado 27.000 millones de euros con un arancel de 25 dólares (22,7 euros) por barril sobre el petróleo ruso. «La industria petrolera rusa tendría que absorber el coste, ya que no tiene alternativas para vender en el mercado europeo a corto plazo», explican desde la asociación.

Según el estudio, hasta ahora no se han tomado medidas para reducir la demanda de petróleo en Europa, ya que los gobiernos se han centrado únicamente en reducir los impuestos sobre los combustibles.

Asimismo, un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) publicado la semana pasada concluye que si todas las economías avanzadas adoptan diez medidas de emergencia, se podría reducir rápidamente la demanda mundial de petróleo en 2,7 millones de barriles diarios, lo que equivale a la demanda de petróleo de todos los coches de China.

«Los gobiernos deberían hacer del teletrabajo un derecho y reducir temporalmente las tarifas del transporte público. Si los gobiernos quieren ayudar a los hogares con bajos ingresos que dependen del coche, deberían bajar los impuestos sobre la renta, aumentar las ayudas a la movilidad o simplemente emitir cheques en efectivo a quienes lo necesiten», ha explicado el analista de coches en T&E, Griffin Carpenter..