https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Porsche 718 Cayman GT4 RS

A 315 km/h con combustible sintético y sin emisiones

El motor bóxer atmosférico, que proviene del utilizado en el 911 GT3 y en la versión de carreras 911 GT3 Cup, es la pieza clave de un deportivo que ha sido diseñado para obtener el máximo placer de conducir

J. BACORELLE Madrid

El Porsche 718 Cayman GT4 RS es el nuevo modelo cumbre de la familia 718, un coche diseñado para disfrutar al volante y que impresiona por la ligereza de su construcción, la puesta a punto de un chasis extremadamente ágil, una sofisticada aerodinámica y su sonido único. Tras su estreno en Los Ángeles, el Porsche 718 Cayman GT4 RS y su variante Clubsport han causado sensación en el evento GP Ice Race de Zell am See. Más allá de la propia carrera sobre hielo, sorprendió el combustible renovable utilizado en ambos deportivos.

En su primera aparición europea, que ha tenido lugar en Zell am See, este modelo perteneciente a la familia 718 y su variante Clubsport han demostrado todas estas impresionantes cualidades, unidas a una reducción significativa de las emisiones de CO₂.

El motor bóxer atmosférico, que proviene del utilizado en el 911 GT3 y en la versión de carreras 911 GT3 Cup, es la pieza clave de un deportivo que ha sido diseñado para obtener el máximo placer de conducir. S ube hasta las 9.000 revoluciones y, comparado con el del 718 Cayman GT4, ofrece un extra de potencia de 80 caballos (59 kW), lo que sitúa la relación peso/potencia del coche en 2,83 kg/CV. El par máximo se ha incrementado de los 430 a los 450 Nm.

Entre las características que llaman la atención del nuevo Porsche cumbre de la gama 718 se encuentran las tomas de aire situadas detrás de las ventanillas del conductor y del pasajero, en el lugar donde, normalmente, el 718 Cayman tiene unas pequeñas ventanas laterales. Esas nuevas tomas mejoran el flujo de aire de admisión y, al mismo tiempo, crean un sonido embriagador para los ocupantes. Las típicas tomas de aire delante de las ruedas traseras se han conservado y se utilizan para la refrigeración del motor.

Como todos los modelos RS modernos, el nuevo 718 GT4 RS está disponible exclusivamente con la transmisión Porsche de doble embrague (PDK). Esta caja de cambios de siete marchas engrana las velocidades a un ritmo rapidísimo y garantiza el máximo rendimiento. Las levas permiten al conductor mantener las manos en el volante, incluso cuando cambia de marcha manualmente. Además, también puede utilizar la rediseñada palanca selectora de la consola central.

Las cortas relaciones de cambio de la transmisión PDK favorecen una increíble aceleración para este deportivo con motor central. El 718 Cayman GT4 RS pasa de 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos (GT4 con PDK: 3,9 segundos) y logra una velocidad máxima de 315 km/h (GT4 con PDK: 302 km/h), que se alcanza con la séptima marcha engranada.

Reducir las emisiones de CO2

Los dos GT4 RS consumieron un combustible sintético que puede contribuir de manera importante a reducir las emisiones de carbono en el sector del transporte. En este caso, se trataba de una gasolina renovable basada en un biocombustible avanzado, que ha sido creado a partir de residuos de alimentos. El combustible había demostrado previamente su idoneidad para el uso en motores Porsche de alto rendimiento en la Porsche Mobil 1 Supercup, donde se había utilizado en todos los 911 GT3 Cup durante la temporada 2021.

Michael Steiner, miembro del Consejo de Dirección de Porsche AG como responsable de Investigación y Desarrollo, explica: «En las carreteras de todo el mundo hay una gran cantidad de vehículos (unos 1.300 millones, según las últimas estimaciones) y la transición a la movilidad eléctrica no se está produciendo lo suficientemente rápido como para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París. Además, el coche eléctrico está llegando a distintas velocidades en diferentes regiones, lo que significa que durante las próximas décadas seguirán circulando vehículos con motor de combustión».

Con combustibles producidos de una manera prácticamente neutra en CO₂, los vehículos actuales podrían hacer su propia contribución a la rápida reducción de este gas. «Necesitamos urgentemente una solución para el funcionamiento sostenible de los coches existentes», subraya la leyenda de los rallyes Walter Röhrl. «Este objetivo se puede lograr con combustibles renovables, que son un complemento sensato a la electrificación». Con el fin de impulsar activamente este desarrollo, Porsche inició hace unas semanas la construcción de su primera fábrica para la producción de e-fuels.

Los combustibles sintéticos se crean utilizando electricidad generada mediante energía eólica. El agua se descompone en sus componentes, hidrógeno (H2) y oxígeno (O), mediante electrólisis. Luego, el hidrógeno se procesa con CO₂ extraído del aire para producir e-metanol. En el siguiente paso, conocido como síntesis de metanol a gasolina, se convierte en gasolina sintética, que a su vez se procesa hasta convertirse finalmente en un combustible que cumple con los requisitos necesarios para poderse utilizar en todos los motores de gasolina.

El proyecto conjunto Haru Oni, en el que participan Porsche, Siemens Energy y otros socios internacionales, se ha concretado en la primera planta comercial a gran escala del mundo para fabricar estos combustibles sintéticos que son prácticamente neutros en carbono. Ubicada en la provincia de Magallanes, al sur de Chile, la planta aprovecha las condiciones ideales de la región para generar energía eólica, que se utiliza como fuente sostenible de electricidad para producir gasolina sintética.

A partir de este año, se espera que la planta piloto produzca unos 130.000 litros de e-fuels al año. Porsche adquirirá este volumen en su totalidad e inicialmente lo destinará, sobre todo, a su uso en competición. Más adelante, Porsche tiene pensado utilizar estos combustibles sintéticos en sus modelos con motor de combustión, incluidos los clásicos.

«Es esperanzador saber que en el futuro podremos conducir coches antiguos sin remordimientos de conciencia gracias al uso de e-fuels», comenta Röhrl. «Repostar un vehículo de cincuenta años con combustible renovable: eso es pura sostenibilidad».