https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

En 2022 habrá un punto de recarga para coches eléctricos cada 50 km

Este proyecto cuenta con la financiación del ICO por importe de 40,7 millones de euros, y tiene como finalidad la implantación de cargadores rápidos y ultrarrápidos en la red de estaciones de servicio de Repsol en España y Portugal.

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

En los próximos años se prevé que la red de cargadores eléctricos para coches en España y Portugal se incremente de forma importante, de modo que se haga cada vez más viable realizar viajes de larga distancia en este tipo de vehículos.

Una de las redes de puntos de recarga pública la va a realizar Repsol. La compañía energética ha anunciado una inversión de 42,5 millones de euros en la instalación de 610 puntos de recarga eléctrica en sus estaciones de servicio de España y Portugal. Este proyecto se enmarca en el objetivo de la compañía multienergética de alcanzar los 1.000 puntos de recarga pública a finales de 2022, uno cada 50 kilómetros en los principales corredores viarios de la Península Ibérica, y de ser neutra en carbono en el año 2050.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha participado en dos operaciones de financiación a Repsol por un importe total de 40,7 millones de euros para la instalación de los 610 puntos de recarga rápida y ultrarrápida en la red de estaciones de servicio que la compañía multienergética tiene en la Península Ibérica.

Los 610 puntos de recarga eléctrica (18 ultrarrápidos y 592 rápidos) se instalarán antes de finales de 2023 y se ubicarán en 577 estaciones de servicio de Repsol en España y 33 de Portugal, en los corredores del Mediterráneo y el Atlántico. La potencia instalada en los puntos de recarga rápida y ultrarrápida será de 50 kW y 180 kW, respectivamente. Todos los puntos de recarga eléctrica de Repsol tienen la garantía de que el origen de la electricidad es 100% renovable.

En la actualidad, la red pública de recarga de Repsol cuenta con más de 350 puntos, entre los que se incluyen 70 de carga rápida, la mayoría situados en estaciones de servicio, lo que posiciona a la compañía multienergética como líder en carga rápida en estaciones de servicio del país.

A esta red hay que sumarle la primera estación de recarga para vehículos eléctricos que incorpora almacenamiento de energía a partir de baterías de segunda vida en España, situada en la N-I a su paso por la localidad guipuzcoana de Tolosa, y los dos primeros puntos de recarga ultrarrápida de la Península Ibérica, instalados en 2019 en las estaciones de servicio de Lopidana (Álava) y Ugaldebieta (Vizcaya).

Repsol también ha solicitado las ayudas estatales para acceder al plan de incentivos a la instalación de puntos de recarga MOVES III con el objetivo de consolidar su oferta multienergética en movilidad sostenible.

Esta operación se ha realizado en el marco de la iniciativa Connecting Europe Facility de la Unión Europea, en la que el ICO actúa −en colaboración con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana− como entidad acreditada para la canalización de proyectos de compañías españolas que contribuyan a dinamizar la transición energética incrementando la eficiencia en el transporte.

¿Cuándo es más económico moverse en coche eléctrico?

Con la normativa europea de emisiones cada vez más estricta, y con las limitaciones a la circulación de los coches más contaminantes en los centros de las grandes ciudades, el coche eléctrico va ganando cada vez más espacio en el mercado de la automoción. En cualquier caso, hay que hacer muchos números para saber si realmente nos interesa un vehículo de cero emisiones, desde el punto de vista estrictamente económico, aunque el precio total por coste de uso puede llegar a ser inferior en el coche eléctrico, según explica a ABC Rocío Jurado, Brand Manager de Opel España.

Tanto en los coches térmicos como eléctricos hay algunos gastos fijos equivalentes, c omo el seguro o neumáticos, que suponen el 9 y el 3% respectivamente del coste total. Sin embargo «el eléctrico se beneficia de la carga impositiva, que llega a ser de un 16% en un gasolina o diésel, y tiene unos gastos de combustible muy inferiores, que representan el 8% del total en el coche eléctrico frente al 27% en los vehículos de combustión».

También la balanza gira a favor del coche eléctrico en gastos de mantenimiento, estimados en un 4% frente al 8% en el caso de los térmicos. Todos estos beneficios sumados pueden hacer que sea más rentable el coche eléctrico, pese a que el peso del coste del coche o de la cuota mensual sea del 76% del total frente al 37% en el caso de los vehículos de combustión. «Si sumamos los costes en los que sale beneficiado el coche eléctrico, nos damos cuenta de que, por ejemplo, debido al precio del combustible, cuanto más lo usemos más rápido vamos a amortizar la inversión inicial más elevada», justifica Rocío Jurado.

Tener un equipo de carga casero cuesta entre 700 y 1.500 euros, en función de los tipos y de las características.

Cada kWh tiene un precio medio que oscila entre los 0,06€ (de noche) y 0,15€ (de día). Por ello para calcular cuanto costaría una carga de batería completa habrá que multiplicar el precio de cada kWh por el número de KWh de la batería. Por ejemplo, para un modelo con una batería de 27 kWh, cargarla por completo en horario nocturno tendrá un coste aproximado de 1,7€. En una franja horaria sin descuentos el coste podría llegar a 4,05€. Con los 27 kWh el vehículo tendrá una autonomía aproximada de 155 km, por lo que el coste mínimo sería de unos 1,20€/100 km.

Si no se quiere hacer la inversión en el equipo de carga casero existen otras opciones, ya que, a día de hoy, hay en España unos 1.200 puntos públicos de carga con una calidad mínima como para recargar la batería del coche. En realidad existen muchos más, pero no todos ofrecen garantías como para saber que estarán operativos cuando vayas a repostar.

Según Emilio Bravo, CEO de la compañía eléctrica Lucera, «el coche eléctrico se ha posicionado como el medio de transporte ideal para lograr un cambio radical en la relación de la sociedad con el medioambiente, pero para ello también es importante que en las cargas se utilice energía procedente de fuentes renovables.

Según explican desde esta compañía, la recarga de la batería del coche eléctrico medio para recorrer unos 100km no cuesta más de dos euros en términos generales. En cualquier caso, no todas las baterías de los coches eléctricos son iguales, ni tienen la misma capacidad, además las variaciones del precio de la luz hacen que sea más complicado dar una cifra estable. El importe también depende del tipo de recarga que el usuario desee hacer, ya que puede ser normal (5-8 horas), semi-rápida (1,5-3 horas) o rápida (5 a 30 minutos). A medida que el tiempo de recarga disminuye será necesaria mayor potencia e intensidad de carga, lo que encarece la cifra.