https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Recarga de un coche eléctrico / ABC

La subida de la luz dispara un 135% el coste de cargar un coche eléctrico

El coste anual pasa de 190 a 447 euros según la OCU, que constata que el período de amortización frente a un modelo de gasolina equivalente se alarga de dos años y medio a cuatro

UNAI MEZCUA

La subida vertiginosa de la factura eléctrica también está haciendo mella en el bolsillo de los propietarios de los coches «a pilas». El coste de recargar un modelo de este tipo en casa y con tarifa valle nocturna se ha disparado un 135,3% respecto a 2020, lo que también alarga la amortización de este tipo de modelos, que tienen un coste de partida mayor que un vehículo equivalente impulsado por gasolina.

Si en 2020 un usuario tenía que desembolsar 190 euros anuales para afrontar las recargas nocturnas, ese coste se ha incrementado hasta los 447 euros con el precio actual de la energía, según cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) difundidos ayer. Amortizar el mayor coste inicial, por tanto, se alarga de dos años y medio a cuatro años, incluso aunque se recurra a las ayudas del plan de incentivos Moves.

La organización también ha constatado un alza de precios de algunas redes de carga rápida en carretera. En particular Ionity ha incrementado sus precios de 0,790 euros el kWh a 0,825 en septiembre. No obstante, otros operadores, como Easy Charger e Iberdrola aún mantienen sus precios.

Durante los últimos meses también se han registrado subidas en el precio de la gasolina y en el del diésel, si bien en menor medida que la electricidad, lo que ha restado atractivo a los coches eléctricos. Para los conductores de un gasolina el incremento ha sido de 181 euros, mientras que los conductores de vehículos diésel tienen que abonar ahora 131 euros más que el año pasado.

Ahora bien, la OCU mantiene su recomendación de comprar un vehículo eléctrico en lugar de uno impulsado por mecánicas térmicas, dado que su coste sigue siendo menos de la mitad: 447 euros frente a 1.006 por cada 10.000 kilómetros.

Precisamente los vehículos eléctricos son los que tanto la Unión Europea como el Ejecutivo de Pedro Sánchez quieren incentivar, para cumplir con el objetivo de descarbonizar la economía que contempla el Acuerdo del Clima de París. De hecho, la UE está en proceso de fijar como objetivo el fin de la venta vehículos de combustión como muy tarde en 2035. Una meta que la actual Ley española de Cambio Climático marca para 2040.