https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

El precio de las gasolinas hace aumentar la demanda de coches compartidos

S. M. Madrid

En las últimas semanas el precio de la gasolina en España ha alcanzado sus máximos históricos, y hemos visto como el precio del diésel superaba al de la gasolina por primera vez.

Una situación que afecta directamente al bolsillo de los ciudadanos. El pasado 30 de marzo el Ejecutivo español adoptó medidas en torno al Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, y uno de los apartados espera rebajar el precio de la gasolina. En este contexto, los españoles buscan formas eficientes y sostenibles de moverse por la ciudad.

Con esto, el carsharing ha aumentado significativamente en el interés de las personas con necesidad de movilidad. En marzo, se registraron en SHARE NOW cuatro veces más clientes en toda Europa que a principios de año. Al mismo tiempo, el uso del servicio aumentó un 22%.

«La ventaja del coche compartido es que todos los costes, como el seguro, el mantenimiento, el aparcamiento, el combustible y la electricidad, están incluidos en la tarifa que el cliente elige. La fuerte demanda nos demuestra que este modelo es muy bien recibido y que el carsharing se ha convertido en una opción esencial de movilidad, en un momento en el que sube cada vez más el precio del combustible, del estacionamiento y de los propios vehículos», explica David Bartolomé, Managing Director de SHARE NOW en España.

El fenómeno del 'carsharing' y el coche compartido toman de nuevo posiciones y aceleran su implantación como una alternativa de movilidad para el futuro más próximo. Varios estudios han demostrado que con un coche compartido se pueden sustituir hasta 20 vehículos privados.

¿Cómo funciona el carsharing?

El funcionamiento del carsharing es sencillo: el cliente tiene que descargarse una aplicación, registrarse, aportar un método de pago y su permiso de conducir. Con esto ya puede consultar el coche más cercano a su localización y hacer la reserva de forma telemática. Las empresas que ofrecen este servicio destacan, además, sus beneficios medioambientales, ya que buena parte de la flota son vehículos eléctricos o híbridos enchufables.

Sus orígenes en España se remontan a 2010 con el nacimiento, en marzo, de Respiro y en octubre de Bluemove -con posterioridad denominada Ubeeqo-. Estas marcas ofrecían una alternativa al coche particular con la que desaparecían los gastos de aparcamiento, seguro y mantenimiento. En noviembre de 2015 entró en el mercado Car2go (Ahora SHARENOW) con 350 biplazas eléctricos.

Un año más tarde, a finales de 2016, a Car2go le salió un competidor: Emov llegaba a Madrid con 500 coches. En diciembre de 2017 empezó a funcionar Zity, surgida de la asociación de Ferrovial y de Renault, también con una flota de medio millar de vehículos. La última firma en introducirse en el mercado fue Wible, (Repsol y Kia) que arrancó su andadura en junio de 2018.