https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Paco Pérez Botello (Volkswagen Group España Distribución)

«Nuestras propuestas fiscales para los eléctricos siempre son positivas para el Estado»

JUAN ROIG VALOR

El principal problema al que se enfrentan los fabricantes de automóviles ante el impulso de la electrificación no es la dirección del cambio, sino la velocidad. Así lo puso de manifiesto el presidente de Volkswagen Group España Distribución, Paco Pérez Botello, haciendo alusión a que el grupo al que representa —así como sus competidores en el sector— ya cuenta con 15 modelos cero emisiones en el mercado y no con los mecanismos necesarios para fomentar la demanda.

«[Los constructores] ya hemos apostado por los eléctricos, ahora le toca al Gobierno», sentenció en el VIII Foro Económico organizado por la filial española para repasar los resultados anuales del consorcio alemán.

Si bien el directivo valoró iniciativas como la de agilizar la instalación de puntos de recarga a través del Real Decreto 29/2021 del 21 de diciembre, también concedió que «el marco jurídico en el que tienen que operar, que requiere que todas las comunidades autónomas se sienten en la misma mesa y se pongan de acuerdo» va en detrimento de la velocidad legislativa.

Posicionándose en la misma línea que la asociación española de fabricantes, Anfac, Pérez Botello afirmó que se tendría que implementar un modelo fiscal en el que los vehículos más contaminantes paguen por los menos, estableciendo 'de facto' un IVA cero para los eléctricos y uno reducido para los híbridos enchufables y la desaparición del Impuesto de Matriculación.

«Todos los escenarios que hemos simulado, incluso los más generosos, han mostrado superávit en la recaudación del Estado», afirmó, poniendo de manifiesto el argumento racional para un comprador de un eléctrico: su bajo coste de propiedad. «Un uso diario supone un gasto semanal de seis euros», señaló.

«A fin de cuentas, es la fiscalidad la que dirige el mercado», sentenció, poniendo de ejemplo a Noruega, que ha alcanzado un 60% de penetración del VE en sus fronteras —sumando los híbridos enchufables, el indicador asciende al 80%—. La «clave» de estos datos es que en el país nórdico, un cero emisiones es más asequible que uno equivalente de combustión. «Estas no son medidas sostenibles en el tiempo, pero se pueden aplicar a corto plazo para fomentar la demanda», concluyó.

Unas ventas sanas para España «están en torno al 1,3 o 1,4 millones de unidades», de las cuales en torno al 10% debería ser cero emisiones —con la cuota de su marca en niveles similares—. Sin embargo, son necesarios, a su juicio, muchos más cargadores para fomentar la demanda: 70.000 para 2023 y 340.000 para 2023.

Skoda, en cotas históricas

Además de la fiscalidad y de recalcar la importancia de defender el automóvil cero emisiones como «la única forma de preservar la libertad de movimiento individual», Pérez Botello también recalcó el buen rendimiento de sus marcas en España. De todas, destacó la de Skoda, que por primera vez en la historia se ha hecho con una penetración del 3% —lo que implica un aumento del 17%—.

En lo que respecta a las matriculaciones eléctricas, entre las marcas del Grupo Volkswagen suman ya 3.200 unidades, alcanzando una cuota del 14% en el mercado cero emisiones. Tomando en cuenta todas las propulsiones, la cifra ascendió a las 135.500, un 2,6% menos.