Borrar
Estación de servicio F. P.
Las gasolineras automatizadas se expanden por España

Las gasolineras automatizadas se expanden por España

Este tipo de instalaciones llega a ahorrar a familias y pymes hasta 320 euros anuales en combustible

Canal Motor

Lunes, 30 de enero 2023, 15:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid son las comunidades autónomas con más estaciones de servicio automáticas, que totalizan ya más de 1.277 puntos en todo el país. Su crecimiento fue especialmente significativo en 2020, debido a a la progresiva supresión de barreras contrarias a la libre competencia en distintas Comunidades Autónomas, en línea con los requerimientos de la Unión Europea y los pronunciamientos de la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC).

Pese a su progresiva implantación en España, su presencia en nuestro país está todavía lejos de países como Dinamarca o Finlandia, donde las automáticas superan el 60%.

Según la OCU, este tipo de instalaciones llega a ahorrar a familias y pymes hasta 320 euros anuales en combustible. según el estudio realizado por esta organización en el que se han analizado los precios de más de 10.000 estaciones de servicio, BonÀrea, Plenoil, GM Oil, Campsa Express y Petroprix son las estaciones de servicio con los precios más baratos, con diferencias de hasta un 8% respecto a las estaciones de servicio más caras.

Los precios de los carburantes han estado marcados en el último año por factores como la guerra en Ucrania, la subvención de 20 céntimos por litro por parte del Gobierno para compensar la subida de los precios, y las sanciones de la Unión Europea, que van a afectar al diésel, que es uno de los elementos vetados en las importaciones de los países miembros respecto a Rusia.

El próximo 5 de febrero entrará en vigor la prohibición de los países de Europa de importar diésel. Esta prohibición ha provocado la reacción de las dos grandes petroleras que operan en España, como son el caso de Repsol y Cepsa, que a través de sus presidentes le trasladaron al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, las advertencias de lo que puede llegar a ocurrir con los precios de este combustible que utilizan muchos ciudadanos, especialmente importante en transportistas o profesionales del transporte público.

Fuentes de ambas compañías aseguraron que España no va a tener problemas de suministro, pero habrá que estar expectantes para ver cómo afecta esta medida contra Rusia en el futuro precio del diésel sobre todo en un país en el que el 70% de los vehículos utilizan este combustible.

Nuevas aperturas

En este contexto, Ballenoil ha abierto en 2022 30 nuevas gasolineras y supera los 300 empleados para gestionar las 194 estaciones de servicio con las que cuenta la compañía en España. Entre las aperturas, destaca la llegada a nuevas provincias como Murcia, Burgos, Ourense y Álava, que han fortalecido la competencia en estas regiones.

Debido a esta expansión, Ballenoil ha experimentado un crecimiento en el número de empleados. Este aumento ha sido gracias a las nuevas gasolineras y a la ampliación de la estructura interna con la mejora de la asistencia telemática de atención al cliente.

El objetivo para 2023 es el de invertir unos 15 millones de euros para abrir unas 30 nuevas estaciones. Además, cuenta con más de 85 proyectos por toda España que se irán desarrollando en estos próximos años y que incluye la inserción de la marca en nuevas provincias.

Solo las tres grandes compañías de este sector, Petroprix, Ballenoil y Plenoil, vendieron en total en 2021 más de mil millones de litros de gasolina y de gasóleo, con una rebaja de entre 10 y 15 céntimos de euro respecto a los precios medios del resto de operadores. La facturación conjunta de estas empresas superó los mil millones de euros.

Veinte céntimos por litro

Repostar en una gasolinera de marca consolidada en lugar de en una automática, de bajo coste o «low-cost» puede suponer un desembolso extra de hasta veinte céntimos por litro. Una diferencia importante cuyo origen no está en la materia prima, sino en los aditivos que las grandes petroleras deciden añadir para aumentar el rendimiento. El combustible conocido como «low-cost» mantiene una serie de propiedades mínimas (obligadas a nivel nacional y europeo) que aseguran su calidad.

Cada petrolera tiene su formula, lo que les permite diferenciarse del resto. Los compuestos añadidos que llevan las gasolinas más caras, así como su proporción, las marcas los mantienen en el más riguroso secreto.

Otras diferencias tienen que ver con los menores costes de las gasolineras «low-cost», que tienen un menor número de empleados y no necesitan publicitarse. De igual modo, gran parte de las gasolineras «low-cost» están asociadas a supermercados, con lo que su bajo precio supone un gancho para que el cliente acuda tras hacer la compra en sus instalaciones, lo que sí ofrece un mayor margen de beneficio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios