https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Wayne Griffiths, presidente de ANFAC (izq.) y Francisco J. Riberas (presidente de Sernauto) / P. F.

Fabricantes y proveedores reclaman un plan de choque para la industria de la automoción

Abogan por un Plan Moves III «más eficiente» y por bonificaciones fiscales a la renovación de flotas por vehículos electrificados

A. NOGUEROL

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones ANFAC, y SERNAUTO, Asociación Española de Proveedores de Automoción han firmado una petición conjunta en la que ambas entidades piden al gobierno un plan de choque para la industria del automóvil que, entre sus objetivos, contempla trabajar para localizar en España la fabricación de semiconductores y baterías de vehículos eléctricos.

En el marco de la celebración de la junta directiva de SERNAUTO que preside Francisco J. Ribera, en la que ha participado el presidente de ANFAC, Wayne Griffiths, ambas organizaciones han puesto de manifiesto la «compleja y delicada situación» por la que atraviesa la industria de automoción en nuestro país. A los efectos causados por la pandemia, ha habido que hacer frente a la –no resuelta– crisis de los semiconductores, al alza de los precios de las materias primas, a las consecuencias de la invasión de Ucrania y al «desorbitado» incremento de los costes energéticos y logísticos. Todo ello en un contexto de inestabilidad e incertidumbre «sin precedentes».

El plan propuesto tiene un doble objetivo, partiendo de la base de que España es el segundo productor europeo de vehículos gracias a sus fábricas de vehículos y a su extensa red de empresas proveedores de componentes de automoción.

Fondos europeos

Para mantener este puesto en la nueva movilidad estas organizaciones proponen aprovechar que la transformación hacia el vehículo eléctrico y la eliminación de la huella de carbono suponen una oportunidad de relocalizar en España piezas, productos y servicios neutros en CO2 desde su producción hasta su distribución y comercialización.

Desde su punto de vista España debe utilizar de forma eficiente la llegada de los fondos europeos Next Generation EU para ganar autonomía tecnológica y traer al país componentes críticos como son los semiconductores o las baterías.

También creen necesario para impulsar la relocalización contar con mayores garantías en la disponibilidad de financiación para fortalecer el capital circulante –particularmente para las pymes– o el incremento de las bonificaciones fiscales para proyectos de desarrollo industrial, de productos y procesos. De este modo, se devolvería a la industria nacional y a sus empresas el peso que ha perdido en los últimos tres ejercicios.

Por otro lado, para consolidar la posición de España como segundo productor de vehículos a nivel europeo en la nueva movilidad, ANFAC y SERNAUITO consideran que hay que transitar hacia ella garantizando la neutralidad tecnológica, al mismo que se impulsan las ventas de vehículos electrificados. Proponen así medidas como la exención de la tributación en el IRPF de las subvenciones, las bonificaciones fiscales a la renovación de flotas por vehículos electrificados, o la articulación de mecanismos para un Plan Moves III más eficiente. Además piden al Gobierno establecer objetivos vinculantes y anuales para acelerar la instalación de puntos de recarga rápida.

Según se vaya incrementando la penetración del vehículo electrificado y una red de infraestructura de carga al alza, beneficiado por una reforma fiscal del automóvil ligada al uso del vehículo y no a su compra, estas organizaciones afirman que se atraerá un mayor volumen de inversión en España de las empresas del sector. Asimismo, este plan de choque tendría, según los firmantes, beneficios para el medio ambiente, ya que ayudaría a sacar de la circulación vehículos más antiguos y menos eficientes.