https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Empleado en la fábrica de Seat en Martorell / Reuters

UGT exige al Gobierno participar en los proyectos con fondos europeos

Fica reclama que los Perte «no puedan constituirse como un instrumento de canibalismo entre comunidades ni de lucha fratricida entre los centros de trabajo, sino como una herramienta para consolidar el empleo» en el sector del automóvil

UNAI MEZCUA

Los sindicatos quieren tener voz y voto en los proyectos del sector automovilístico respaldados por los fondos europeos. Fica, la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT reclama «la participación directa de los representantes de los trabajadores en la definición y el desarrollo de los planes industriales» que pretendan optar a los fondos europeos, en los conocidos como Perte (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica).

En una reunión, los responsables sindicales de UGT en los distintos fabricantes automovilísticos en España reclamaron que dichos Perte « no se constituyan como un instrumento de canibalismo entre comunidades ni de lucha fratricida entre los centros de trabajo, sino como una herramienta para consolidar el tejido industrial, social y la empleabilidad del sector a nivel estatal».

En este sentido, reclamaron que los proyectos, del que solo ha trascendido el del grupo Volkswagen y Seat para fabricar coches eléctricos y baterías en España, estén vinculados no solo a condicionantes técnicos sino también al cumplimiento «de unos objetivos tangibles». En concreto, «la garantía del mantenimiento del empleo y de unas condiciones laborales dignas». Para ello, insisten en que es necesaria « la participación real de los sindicatos en todo el proceso, y no una asistencia meramente informativa».

Asimismo, los representantes sindicales abordaron la situación de desabastecimiento de semiconductores, de la que culparon «a las políticas erróneas» de las multinacionales y a la «ausencia» de una política industrial europea. «Depender de países de fuera del ámbito europeo pone en riesgo la industria y el futuro de miles de puestos de trabajo en Europa, por lo que se hace necesario revertir las fallidas estrategias de externalización de productos básicos a países de bajos costes salariales, que han venido practicando la totalidad de multinacionales del sector», reclaman.