https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Los diésel más viejos dominan el mercado de ocasión ante la falta de incentivos para los eléctricos

El efecto de la crisis de semiconductores ha frenado la venta de coches nuevos, originando un 'efecto tapón' en el mercado de seminuevos de menos de 5 años

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

La crisis de los microchips ha empujado a miles de potenciales compradores de coche, arropados por el ahorro familiar generado durante la pandemia, a intentar acceder al mercado de vehículos de ocasión para renovar su vehículo. Pero pese a lo que se podría llegar a pensar, esto no ha generado un incremento en el número de las operaciones de compra venta, ya que esta misma crisis ha provocado una falta de vehículos de corta edad, por lo que la demanda es superior a la oferta. Y como consecuencia final, un crecimiento en porcentaje de las ventas de los coches diésel y de más de diez años, es decir, el efecto completamente contrario al deseado de cara a conseguir los objetivos de rejuvenecimiento del parque y de descarbonización.

La previsión de ventas de vehículos apuntan a que las ventas de automóviles de más de diez años crecerán un 8% en 2021, hasta situarse en 1.174.903 unidades, concentrando el 60% de las operaciones del mercado de segunda mano, según datos de la consultora MSI para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos (Ganvam), dados a conocer este martes durante la jornada Espacio VO celebrada en la Fundación Pons de Madrid.

Según los datos facilitados durante el evento por José Manuel López, director Comercial de MSI, la oferta de vehículos jóvenes, con edades de entre 4 y 5 años es muy inferior a la demanda por parte de los potenciales clientes, con una brecha que es si cabe mayor en los modelos eléctricos y electrificados. La falta de componentes electrónicos, chips, semiconductores y otros elementos ha paralizado líneas de producción en las fábricas y como consecuencia directa no se ha podido cubrir la demanda de quienes necesitaban comprar coches nuevos, quienes se han visto obligados a acudir al mercado de segunda mano y han elegido los modelos con menos de cinco años desde su matriculación, que precisamente son los que más escasean.

Las flotas de las empresas alquiladoras, por ejemplo, no han podido renovarse con coches nuevos y no han cambiado los que ya tenían, que son los automóviles generalmente con pocos años que entran en el mercado de ocasión. Esto ha ha originado otro tapón en el mercado del vehículo de ocasión.

Previsiones MSI

Según Raúl Palacios, presidente de Ganvam, en la actualidad el cliente no dispone de oferta suficiente ni de incentivos para la compra de vehículos seminuevos eficientes, por lo que «el protagonismo de los usados más antiguos va a seguir estando presente en el mercado de segunda mano».

En este sentido, desde la asociación Ganvam llaman la atención sobre la necesidad de garantizar una transición ecológica justa en términos sociales, lo que, a su juicio, pasa por articular un plan eficaz de incentivo al achatarramiento que retire de la circulación los vehículos más antiguos y apoye el usado joven. Para la patronal de la distribución el hecho de que las ventas de vehículos de más de diez años vayan a superar en más de un 30% a las de nuevos en 2021 evidencia que, «más allá del indudable impacto sobre el stock que está teniendo la crisis de los chips, hace falta apoyar a las familias con menor renta en su cambio hacia un vehículo eficiente».

Según explicó José Manuel López, «el eléctrico no acaba de despuntar, aunque también es cierto que también nos obsesionamos demasiado con el coche eléctrico cuando el objetivo real es bajar las emisiones de CO2, y para ello no pasa nada si se siguen vendiendo coches diésel o gasolina nuevos o seminuevos, que tienen consumos y emisiones muy optimizados, o híbridos e híbridos enchufables«.

Según López, en el contexto actual nos encontramos con «la peor oferta de vehículos de ocasión de 0 a 5 años en mucho tiempo, ya que debido a la pandemia y a la crisis de los semiconductores, e ste tipo de coches no han llegado a los canales de distribución, pero se trata de una tendencia que será temporal y que espero que se solucione en 2022, ya que tan pronto como haya coches tendremos una demanda latente que podrá acceder a este tipo de coches menos contaminantes«.

Entre los problemas que los potenciales compradores siguen viendo respecto al coche eléctrico destaca el precio «que sigue siendo demasiado alto, así como las recientes subidas del precio de la luz, aunque en realidad y pese a las actuales tarifas, con 2 euros puedes recorrer con un coche eléctrico más de 100 kilómetros, lo cual es mucho más barato que con un modelo diésel«. A ello hay que añadir otras 'barreras' como la poca disponibilidad de vehículos eléctricos en el stock de V.O., las dudas acerca de la autonomía, el posible estado de conservación de la batería, o el escaso conocimiento de la movilidad eléctrica.

En cualquier caso, y según las cifras mostradas, el 60% de las personas que se plantean la compra de coche lo utilizarían en un 60% para trabajar, y un 53% para el fin de semana. Para el 70% la primera opción es la de acceder a un coche de ocasión o kilómetro cero, y tan solo un 19% se plantea la compra de un vehículo nuevo.

A la hora de comprar un coche de ocasión el presupuesto medio ronda los 16.500 euros, con entre 4 y 8 años de antigüedad, y unos 58.000 kilómetros.

Según el responsable de Das WeltAuto, Antonio García, las ventas de coches electrificados de V.O. rondan ya el 3%, pese a que «los actuales planes de incentivos como el Moves III solo contemplan ayudas para los vehículos de ocasión de hasta nueve meses de antigüedad«. Esto se traduce desde su punto de vista en que «si en el concesionario tenemos un V.O. eléctrico de más de nueve meses, aunque su venta contribuya a la renovación del parque con un coche de cero emisiones, el comprador no recibe por ello ningún incentivo».

Así, en un contexto en el que se aspira a alcanzar cinco millones de vehículos electrificados en 2030, lo que exige multiplicar por 25 el actual, el apoyo al usado en los planes de incentivo supondría, según Ganvam, un importante elemento acelerador. De hecho, según los datos dados a conocer durante la jornada, las ventas de usados 100% eléctricos -aunque apenas supondrán todavía el 0,5% del total- alcanzarán las 9.865 unidades a cierre de año, lo que supone un aumento de casi el 84% en un contexto en el que el mercado de ocasión se situará un 6% por debajo de 2019.

El 30% de los compradores de V.O. está interesado por el eléctrico

El interés creciente por el usado eléctrico lo corroboró también el estudio presentado por el director de Relaciones Institucionales de Coches.net, Marcel Blanes, en el que a través de una muestra de 4.000 usuarios dio las claves sobre la intención de compra de estos modelos. En concreto, el 30% de los interesados en un vehículo de ocasión, se plantea comprarlo eléctrico, si bien siete de cada diez conductores reconocen no poder destinar más de 20.000 euros de presupuesto, poniendo de manifiesto cómo el apoyo al usado eléctrico supondría un elemento para dinamizar la demanda.

La creciente demanda de vehículos de ocasión eléctricos presiona al alza la cotización que alcanzan estos modelos en el mercado. De hecho España registra el valor residual más alto de los principales mercados europeos, solo por detrás de Reino Unido.

En concreto, un vehículo eléctrico con una media de tres años de antigüedad y 60.000 kilómetros de rodaje se cotiza en el mercado español por el 40% de su valor respecto a su homólogo nuevo, frente al 59,6% que alcanza en Reino Unido, el 32% de Alemania o el 30% de Italia y Francia.

La jornada ha contado con el apoyo de Das WeltAuto -marca de vehículos de ocasión garantizados por el Grupo Volkswagen- BBVA Consumer Finance, Coches.net o Petronas, entre otros actores del sector de la automoción.