https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

La ayuda de 20 céntimos lleva al borde del cierre a la mitad de las gasolineras

Aseguran que una medida bienintencionada han creado una situación de asfixia económica, caos administrativo e inseguridad jurídica

J. BACORELLE Madrid

La Agrupación Española de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (AEVECAR) y la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES) han denunciado que numerosas estaciones de servicio españolas están al borde del cierre debido a la incertidumbre sobre el pago por parte de la Agencia Tributaria de los 20 céntimos por litro bonificados por las estaciones de servicio desde el 1 de abril. Ambas patronales subrayan que «con la mala ejecución de una medida bienintencionada» han creado una situación de asfixia económica, caos administrativo e inseguridad jurídica.

Según estas organizaciones, más de la mitad de las estaciones de servicio españolas todavía no han cobrado las cantidades que han tenido que adelantar en el mes de abril para atender la decisión de la Administración de bonificar con 20 céntimos el precio del litro de combustible.

La mayoría de las empresas aún no han cobrado la devolución de la bonificación anticipada en el mes de abril. Y hasta la fecha, no hay respuesta por parte del Ministerio de Hacienda sobre cuándo se van a poder cobrar las cantidades adelantadas por los empresarios del sector, lo que está causando graves perjuicios a las empresas, sea cual sea su tamaño, pero con especial incidencia en las pequeñas, que están abocadas al cierre si no cobran de forma inminente.

AEVECAR y CEEES rechazan rotundamente a través de un comunicado las declaraciones de algunos miembros del Gobierno que acusan a los operadores de estar subiendo los precios de manera artificial para quedarse con los 20 céntimos de subvención. Estas manifestaciones crean una situación de malestar y proyectan la sombra de la sospecha sobre todo un colectivo.

Ambas patronales exigen respeto para los empresarios de un sector que se han visto obligados a pedir créditos para poder adelantar la bonificación, hacer frente a gastos informáticos para adecuar la emisión de las facturas y asumir los gastos de personal extra necesario para cubrir la demanda creada.