https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

AUTOMOBILE BARCELONA

El presidente de Anfac rebaja la previsión de fabricación hasta los 900.000 vehículos

José Vicente de los Mozos pide que no se genere desconfianza en el consumidor para propiciar la renovación del parque

A. G. / P.F.

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), José Vicente de los Mozos, ha adelantado que se han revisado a la baja las previsiones de fabricación para este 2021, hasta 900.000 vehículos, un 25% menos que en 2019 y ha recordado que el umbral del sector son 1,2 millones de vehículos fabricados al año.

Lo ha dicho este jueves en un encuentro con la prensa en el marco del Automobile Barcelona 2021, donde ha asegurado que si se da a los vehículos de combustión una vida de ocho o diez años, se provoca «temor y el cliente se va al coche de ocasión».

Según De los Mozos «es necesario preocuparse por el »90% de los coches más antiguos del parque«, ya que los nuevos contaminan poco.

«Un plan de renovación del parque sería bueno para todo el mundo», ha subrayado, y ha apuntado que generar más producción de vehículos también genera más empleo.

Sobre la crisis de abastecimiento de microchips, de los Mozos ha recordado que es un problema que ya se daba antes de la pandemia y que el sector del automóvil solo usa el 15% de la producción mundial.

Ha lamentado que en la Unión Europea no se produzca este producto y ha asegurado que si Europa «quiere ser un actor importante de la industria» debe entrar en este mercado.

Ha augurado que el 'gap' entre oferta y demanda se alargará hasta 2023 y ha señalado que se empieza «a ver la luz al final del túnel».

El presidente de Anfac De los Mozos ha asegurado que el PERTE del vehículo eléctrico que está pendiente de aprobación por parte del Gobierno «no lo va a resolver todo» y que España necesita ser un país competitivo para atraer planes de las empresas, y ha pedido al Gobierno que genere confianza en el consumidor para proteger a la industria del automóvil.

Por otro lado, ha apuntado que mantener los convenios colectivos propios de cada empresa es una «línea roja» para el sector, ya que pasar a convenios globales provocaría, según él, una pérdida de flexibilidad que se convertiría en problemas de viabilidad de la industria.

«¿Si el diálogo social en la industria del automóvil funciona, por qué hay que cambiarlo?», se ha preguntado.

Además, ha pedido que se impulse la digitalización del sector y que haya una evolución en la formación, ya que, ha asegurado que «está obsoleta respecto a la cadena de valor».

Temas

Motor, C-Motor,