Borrar
Con el cambio de estación es recomendable hacer una revisión P. F.
Las señales que indican que es hora de cambiar la batería

Las señales que indican que es hora de cambiar la batería

Que las lucen tengan menos intensidad o que la radio se haya desprogramado son algunos de los síntomas

J. Bacorelle

Martes, 4 de octubre 2022, 21:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los vehículos son muy sensibles a los cambios de estaciones con sus correspondientes variaciones en temperatura, afectando de lleno a algunos de sus componentes. Es el caso de la batería, un elemento que sufre como pocos el termómetro y, ante una falta de revisión, puede dejar al conductor tirado.

La batería es el corazón del coche y la encargada de suministrar energía eléctrica para que el motor y el resto de elementos auxiliares puedan, a su vez, ponerse en marcha.

Como norma general, la vida útil media suele rondar los 4 años, pero en realidad, no existe una respuesta concreta, ya que depende de diversos factores, como el tipo de batería o el uso que le demos al coche.

Los especialistas de Oscaro nos ofrecen una serie de claves que nos pueden indicar que nuestro coche necesita un cambio de batería. Uno de los primeros síntomas que pueden indicar que tu vehículo necesita un cambio de batería es que el coche tenga dificultad para arrancar o que le lleve más tiempo de lo normal. La batería es la encargada de proveer de energía eléctrica al motor para que se ponga en funcionamiento, por lo que si detectas este tipo de problemas, puede ser porque la batería ya no tenga la potencia necesaria.

Diversos sistemas, como el aire acondicionado, los sistemas de inyección o la bomba de gasolina se alimentan de la carga de la batería. Asimismo, otras funcionalidades como el cierre centralizado o el elevalunas eléctrico, entre otros, también funcionan gracias a la energía de la batería. Si cualquiera de estos sistemas presenta errores o comportamientos extraños puede deberse a un mal estado de la batería del coche.

Si notas fallos en las luces, como cambios en la intensidad, puede que el problema no provenga de las bombillas, si no de la batería. Esto mismo pasa con las luces del interior del habitáculo que también pierden luminosidad si la batería tiene algún fallo.

A menudo, los vehículos detectan el fallo de la batería antes de que sea irreversible, por lo que si hacemos caso al aviso podremos cambiar la batería antes de que nos sorprenda dejándonos tirados cualquier día.

Otros elementos importantes

El frío es uno de los principales enemigos de tu batería, ya que acelera que se descargue, por lo que es muy aconsejable dejar a resguardo el vehículo de manera habitual. Pero según los técnicos de Euromaster, la batería no es el único elemento que padece los cambios de temperatura. Mantener en buen estado el líquido refrigerante y garantizar que mantiene su propiedad anticongelante es primordial para la salud del motor. Cabe recordar que este líquido ayuda a que el circuito de refrigeración no se congele y evita que el propulsor termine rompiéndose. Su cambio no supera los 70 euros, pero si gripa el motor, la cuantía puede ascender hasta los 2.500 euros, según el modelo.

Por otro lado, los neumáticos, con el inicio de las lluvias, son determinantes para asegurar una correcta seguridad al volante. Por ello, para evitar sustos innecesarios se recomienda que la profundidad no esté por debajo de 3 milímetros.

Si las gomas no cumplen este requisito, en caso de piso mojado, puede duplicarse la distancia de frenado, poniendo en riesgo la integridad de los ocupantes. Un juego de dos neumáticos puede ascender desde los 200 a 500 euros en función del coche.

Además es importante vigilar la evolución del termómetro y estar pendiente cuando se empiece a bajar del umbral de los 8º, que es cuando es recomendable optar por un neumático de invierno, es decir, con prestaciones específicas para el frío, la lluvia e incluso condiciones de nieve.

Y no son menos importantes, los limpiaparabrisas o el propio líquido limpiaparabrisas. Un mal estado de las gomas o escobillas o, incluso, la falta de líquido puede condicionar seriamente la visibilidad del conductor, especialmente en situaciones climatológicas adversas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios