https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Los riesgos de intentar desenterrar un coche sepultado por la nieve

J. BACORELLE Madrid

Una vez que ha pasado el temporal Filomena, centenares de vehículos permanecen sepultados bajo la nieve. Aunque podamos tener la tentación de mover el coche, lo mejor en este tipo de situaciones es esperar a que la nieve se derrita para que podamos circular con seguridad, o en todo caso, solicitar la asistencia de la grúa para retirar el vehículo.

La nieve acumulada en los árboles puede provocar que estos se caigan sobre tu vehículo. En ese caso, desde Protección Civil, aconsejan no tratar de retirar el árbol, pues podría ocasionar daños en el vehículo y ser peligroso para las personas. Por tanto, lo más prudente será esperar a que la nieve se derrita y, cuando esto suceda, contactar con el servicio de Protección Civil para proceder a la retirada del árbol.

Para movernos tras las intensas nevadas deberemos de tener en cuenta que, aunque hayan pasado las máquinas quitanieves, es muy posible que, debido a la bajada de temperaturas, se formen placas de hielo el la calzada.

Una de las zonas más afectadas por el temporal ha sido Madrid, El servicio de Grúas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) procederán a retirar los 700 vehículos que fueron abandonados a lo largo de la M-30 cuando fueron sorprendidos por la nevada provocada por el temporal 'Filomena'. Así lo ha dado a conocer este domingo el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno extraordinaria celebrada tras la nevada histórica de la capital.

El objetivo del Ayuntamiento de Madrid es recogerlos todos de forma segura y por ello ha activado un protocolo gratuito para trasladar cada uno de ellos al depósito municipal y evitar que nadie se desplace. Si bien las carreteras comienzan a despejarse, algunos tramos presentan todavía importantes complicaciones y una movilización masiva provocaría otro colapso en la vía de circunvalación y sus ramales.

Una vez se hayan recogido todos los coches, se mantendrán en el depósito hasta que la ciudad recupere la normalidad. Será entonces cuando los propietarios puedan desplazarse hasta allí para recuperarlos. Todo el proceso, insisten desde Movilidad, será gratuito y con coste cero para los afectados. Se ha habilitado el correo electrónico info@mc30.es para esta tramitación, donde el propietario deberá enviar un mail indicando su nombre y apellidos, teléfono de contacto, la matrícula de su vehículo, modelo y color y la ubicación aproximada de dónde lo dejó. Una vez conste que ha entrado en el depósito, se comunicará con él.

Si tenemos urgencia por utilizar nuestro vehículo, antes de movernos deberemos estudiar el recorrido que tenemos previsto realizar, e ir provistos de cadenas o neumáticos de invierno. En todo caso, deberemos plantarnos si es estrictamente necesario mover el coche.

Si no se disponemos de una pala o cualquier instrumento para facilitar la tarea, es recomendable echar sal -pues la nieve se disolverá- o bien utilizar agua caliente para derretirla. pero siempre alrededor del coche, y nunca encima de él, ya que corremos el riesgo de provocar daños irreparables. En Madrid, el único medio de transporte que se puede utilizar es el metro. El gobierno regional decidió ayer mantener abierto el Metro de Madrid las 24 horas. De momento es el único medio de transporte operativo en la región, dado que ni Cercanías ni autobuses funcionan, y tampoco se puede circular. El Ayuntamiento de Madrid informó ayer de que además, las estaciones de metro se mantendrán abiertas para posibilitar que los personas sin hogar puedan resguardarse del frío y la nieve las 24 horas.

A la hora de retirar el hielo y la nieve del coche tenemos que tener en cuenta una serie de precauciones, ya que si utilizamos agua caliente para intentar derretir el hielo sobre el parabrisas del coche, es muy probable que provoquemos la rotura de la luna.

Es importante, vayamos o no a utilizar el vehículo, que retiremos la nieve y el hielo acumulado encima. La nieve en el techo no sirve para nada más que aumentar el consumo de nuestro coche y con algo de mala suerte para provocar un accidente. En algún momento, esa nieve acumulada se caerá y si lo hace en bloque y circulando a velocidad le tiraremos al coche que nos sigue casi una piedra que le dé el susto de su vida y provoque un volantazo inesperado con el consiguiente peligro. Esta nieve acumulada ha de retirarse antes de que se convierta en hielo, pues entonces será más complicado hacerlo. Por otra parte, en caso de que las cerraduras de nuestro vehículo se hayan congelado se recomienda usar alcohol antes que el agua. Podemos incluso utilizar el gel hidroalcohólico que utilizamos para limpiarnos las manos y evitar el coronavirus.

Jamás se debe utilizar agua caliente, puesto que el cristal se puede partir debido al contraste térmico, y tampoco es conveniente accionar los limpiaparabrisas. Tampoco es idóneo arrojar agua del grifo o de una manguera, puesto que también puede partir el cristal pero, en cualquier caso, es muy probable que empeore la visibilidad. La mejor solución es utilizar la tradicional rasqueta.

«Para desempañar los cristales, aparte de las lunetas, hay que hacer uso del aire acondicionado, en su posición de circuito, para que reseque el ambiente y disipe la humedad», explica Ernesto Nava, director de la Escuela RACE de conducción. Se puede accionar mediante el botón A/C de la climatización. La luneta térmica es otro viejo aliado, además de la tradicional rasqueta, de la que hay que hacer un uso intensivo «y no solo un raspón para poder mirar. Si no el peligro de no ver a un peatón es enorme».

En caso de necesidad, para circular por carretera, la Guardia Civil recomienda circular durante el día y utilizar las cadenas o los neumáticos de invierno. Las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico (DGT) son, en primer lugar, encender las luces de cruce, reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos. Es mejor circular por las rodadas de otros vehículos y evitar mover el volante de forma brusca. Los expertos de la DGT también alertan del peligro de acelerar al poner en marcha el vehículo. Para arrancar se debe soltar suavemente el pie del embrague y además, al subir pendientes, se debe utilizar la marcha más larga posible para no patinar sobre la calzada. Desde este organismo también recuerdan que es primordial facilitar la circulación de los vehículos que hacen transitables nuestras carreteras. Finalmente, aconsejan deja libre el carril izquierdo y circular en convoy para permitir el paso de vehículos de conservación y quitanieves.