https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Consejos para viajar en autocaravana de forma segura

Además de las normas de tráfico habituales, este tipo de coches requieren de un tipo de conducción más especialisado

A. NOGUEROL El Barco de Ávila

La autocaravana es un vehículo derivado de una furgoneta tipo chasis cabina, carrozada como vivienda; la caravana es un remolque carrozado como vivienda que requiere de otro vehículo para ser desplazado; y el vehículo camper es una furgoneta a la que se le han incluido en el interior y exterior todos los elementos necesarios para poder utilizarla como vivienda.

Las matriculaciones de este tipo de vehículos ha crecido en un 28% en los últimos 9 años, lo que demuestra que cada vez son más las personas interesadas en programar una escapada o unas vacaciones en esas casas sobre ruedas.

Como en cualquier otro vehículo, antes de iniciar un viaje hay que revisar el estado y presión de los neumáticos, así como los niveles de aceite, el líquido refrigerante y limpiaparabrisas, y una vez en carretera, evitar acelerones, cambios bruscos en la velocidad, frenadas precipitadas y adelantamientos a más de un vehículo.

Pero además hay que tener en cuenta sus características especiales para viajar con total seguridad, evitar multas y otro tipo de percances.

Los expertos en seguridad vial de Fundación MAPFRE también recomiendan a estos conductores que sean conscientes de la existencia de ángulos muertos, mucho mayores en vehículos de estas dimensiones, un aspecto clave que puede ayudar a evitar siniestros con ciclistas y motoristas, especialmente en carretera, así como con peatones y usuarios de patinetes eléctricos, sobre todo en ciudad.

Las autocaravanas son especialmente sensibles al viento lateral, por lo que se deberá prestar especial atención ante esta circunstancia, sobre todo en la salida de túneles, cuando se atraviesa un viaducto y al finalizar el adelantamiento a camiones.

Además, si es la primera vez que se ponen al volante de este tipo de vehículos o no tienen experiencia, deben practicar algunas maniobras antes de iniciar un viaje, como, por ejemplo, el aparcamiento, la marcha atrás y el giro cerrado, que son más complicadas que en un turismo.

La normativa actual advierte que está prohibido que los pasajeros ocupen el habitáculo de una autocaravana (zona destinada a vivienda), salvo que dicho vehículo cuente con asientos homologados, es decir, con su correspondiente cinturón de seguridad. El cinturón, al igual que en un turismo, debe usarse en todas las plazas y todos los desplazamientos.

Los niños con altura menor de 1.35 m están obligados por la normativa de tráfico a usar un sistema de retención infantil (sillita o alzador), aunque los expertos recomiendan que los menores lo hagan hasta que midan 1.50 m, del mismo modo que lo hacen en un turismo. Las mascotas siempre deben viajar en trasportín (inmovilizado) o con un arnés adecuado.

Los productos de alimentación e higiene, así como la ropa, los juguetes y las sillas y mesas de playa, entre otros enseres con los que se viaje, deben transportarse de forma segura en los armarios y compartimentos disponibles, que deben bloquearse para evitar que todos estos objetos salgan disparados en caso de impacto o maniobra brusca y produzcan lesiones.

Estacionamiento, acampada y límites de velocidad

Las autocaravanas y furgonetas camper se pueden aparcar en cualquier lugar donde esté permitido estacionar, salvo que exista alguna ordenanza municipal que lo impida o sus dimensiones dificulten la normal circulación del resto de vehículos. Es aconsejable llevar calzos, sobre todo si se aparca en pendiente, y como en cualquier vehículo privado, se puede comer y dormir en el interior, siempre que esté estacionado.

La acampada libre está prohibida en España, ya que para ello están reservadas las zonas de camping. Se considera que la autocaravana está acampada cuando algunos de sus elementos sobresalen del vehículo como, por ejemplo, el toldo, y las ventanas oscilobatientes, entre otros elementos, o si hacemos uso de mesas y sillas en el exterior. También, cuando se realizan acciones que pueden ocasionar molestias, como cocinar.

No es recomendable pernoctar en las áreas de servicio de autovías o autopistas para evitar ruidos y robos.

Igual que en turismo, los conductores de autocaravanas no deben superar los 120 km/h en autopistas y autovías, y no pueden circular por debajo de 60 km/h. En caso de que la masa máxima autorizada (MMA) sea mayor de 3.500 kg, la velocidad máxima en este tipo de vías es de 90 km/h.

En vías secundarias la velocidad máxima a la que pueden conducir es de 90 km/h (80 km/h si superan los 3.500 kg) y en vías urbanas con un solo carril por sentido de circulación la velocidad máxima permitida será de 30 km/h y 50 km/h cuando exista más de un carril por sentido. En el caso de calles con plataforma única, aquellas en las que la acera está al mismo nivel que la calzada, la velocidad máxima de circulación será de 20 km/h. Si se prevé viajar al extranjero, es recomendable consultar con antelación la normativa específica de cada país.