https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Antes de emprender un viaje en condiciones meteorológicas adversas los conductores deberían sopesar si realmente tienen la necesidad de conducir / F. P.

Los consejos de las autoescuelas para conducir con nieve o hielo

CANAL MOTOR

Las temperaturas han bajado de forma notable desde el inicio de 2023, lo que provoca que, sobre todo durante las primeras y últimas horas del día, crezca la posibilidad de encontrase con placas de hielo sobre la carretera. Si al frío sumamos las precipitaciones caídas en algunas provincias, sobre todo en las zonas de montaña, la nieve se suma a la lista de dificultares a la hora de conducir.

El principal problema cuando se conduce sobre placas de hielo es la pérdida de adherencia del neumático y la f alta de tracción . Esto significa que el impulso que es capaz de generar nuestro vehículo no se puede transmitir al asfalto y nos quedamos parados, en el mejor de los casos, o incluso podemos llegar a sufrir deslizamientos. A esto se le suma que por debajo de una determinada temperatura algunos elementos de nuestro coche, como los neumáticos, batería o aceite , pueden perder prestaciones o incluso llegar a tener problemas.

Para detectar una placa de hielo, según la DGT, se debe estar pendiente de la temperatura exterior; si su vehículo lleva termómetro, éste le avisará si la temperatura baja a niveles de helada (por debajo de 3ºC) . Salvo excepciones, no encontrará una carretera completamente helada, sino placas de forma imprevista. Conviene circular en marchas largas y con más cuidado en umbrías y puentes.

También la Fundación de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) recomienda a los conductores que extremen la precaución al volante por la aparición de hielo y nieve en la calzada. Recomiendan conducir solamente los trayectos estrictamente necesarios, siempre tras conocer el parte meteorológico de la AEMET y los avisos de las carreteras cercanas de la DGT, y no salir sin las cadenas en el maletero del vehículo.

Si nieva o hiela es mejor no conducir. El pavimento estará deslizante; la visibilidad será reducida; las carreteras pueden estar cortadas, etc. Quien tenga que hacerlo, debe consultar el parte meteorológico en www.aemet.es, o bien, el estado de las vías en la página web de la DGT.

Montar neumáticos de invierno es una buena alternativa para proporcionar mayor agarre con temperaturas inferiores a 7ºC. También hay que reducir la velocidad considerablemente, ya que la falta de agarre puede hacer que, a tan solo 20 km/h, se salga de la vía en una curva con hielo.

Cuando se conduce sobre nieve o hielo, es muy difícil mantener la trayectoria del vehículo, incluso a bajas velocidades (especialmente sobre hielo). Por ello, el conductor ejecutará las maniobras de manera progresiva y sin brusquedades. La dirección, los frenos, el acelerador, etc., deben utilizarse con suavidad.

Sobre hielo puede llegar a necesitar hasta 10 veces más espacio para detener su vehículo, por lo que hay que aumentar la distancia de seguridad.

Si se necesita llegado el caso poner cadenas, se debe saber cómo hacerlo. Lo mejor es que emplee guantes y practique antes de salir. Las cadenas se sitúan en el eje motriz.

Luz de posición y cruce

En caso de nevada, es obligatorio encender, al menos, la luz de posición y cruce. Además, si el vehículo dispone de luz antiniebla delantera, será aconsejable encenderla también. En esta situación está prohibido usar la luz antiniebla trasera. En caso de fuertes nevadas, es obligatorio encender la luz antiniebla trasera. Se desconectará cuando exista riesgo de deslumbramiento, por ejemplo, en vías urbanas con retenciones.

Al conducir sobre nieve hay que circular por las roderas que haya dejado otro vehículo, cuando haya suficiente nieve en la calzada. En caso de poca nieve, circular por fuera de las roderas, pero paralelamente a su trazado. Además, los conductores deberán circular a poca velocidad y mantenerla (siempre que se pueda), evitando acelerar y frenar en lo posible. Si fuera necesario frenar, siempre es mejor realizar deceleraciones suaves (sólo levantando el pie del acelerador). Si la frenada es más fuerte, es mejor utilizar el freno con suavidad (que actúa sobre las cuatro ruedas) que una retención brusca del motor (que sólo frena 2 ruedas).

Al conducir sobre hielo, el conductor tiene que saber que es prácticamente imposible conseguir manejar el vehículo con seguridad. Si el hielo aparece poco a poco sobre el pavimento, la dirección del vehículo estará excesivamente blanda. Al iniciar la marcha sobre una placa de hielo, se intentará arrancar con marchas largas, aceleraciones muy suaves, intentando no tocar el freno, girando la dirección con suavidad.