https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Elementos clave para pasar las vacaciones en coche / P. F.

Accesorios básicos para solucionar pequeñas averías del coche

Tener a mano cinta americana o aceite multiusos nos puede sacar de más de un apuro

A. NOGUEROL

Por muchas precauciones que se tomen, un coche puede fallar en cualquier momento, sobre todo en verano con el aumento de los desplazamientos y con temperaturas elevadas que castigan algunos componentes. Por eso, es importante tener a mano algunos accesorios básicos que permitan solucionar emergencias.

Caja de herramientas. En el maletero del coche no debería faltar un «kilt» básico que permita reparar un neumático pinchado, unas llaves inglesas, destornilladores, alicates con zona de corte y un par de guantes.

Luces de recambio. Ya no es obligatorio llevarlas, pero la Dirección General de Tráfico deja claro que no está permitido conducir con un faro fundido, por lo que es recomendable tener repuesto.

Cinta americana. Tenerla a mano puede ser providencial para resolver pequeños percances, como sostener un espejo retrovisor o aislar un cable en mal estado para evitar un cortocircuito.

Extintor. Es suficiente un modelo pequeño, de un kilo, que se pueda colocar bajo uno de los asientos delanteros o en el maletero. Podremos apagar cualquier amago de fuego que pueda iniciarse por un cortocircuito o el derrame de combustible y evitar que el coche termine calcinado.

Cargador para el móvil. La batería del móvil suele descargarse cuando más falta hace, sobre todo si se necesitan usar los datos y el navegador, o para llamar a la asistencia en carretera o al seguro en caso de avería o emergencia.

Pinzas y cables. Con estos accesorios podremos ayudar a otros conductores que se hayan quedado sin batería en la carretera o encender nuestro coche si la batería se descarga.

Aceite multiusos. Es imposible saber de antemano qué podría dejar de funcionar en el coche, sobre todo si tiene algunos años. Con un aceite multiusos podremos mover algunas piezas que se atascan en los momentos más inoportunos, como las bisagras, las cerraduras o tuercas de las ruedas.