Los Veintisiete acuerdan un tope de 60 dólares al precio del petróleo ruso