El candidato francés de extrema derecha, Éric Zemmour. / afp

Zemmour, condenado a pagar una multa por incitación al odio racial

El candidato francés de extrema derecha calificó a los menores extranjeros no acompañados de «asesinos y violadores»

BEATRIZ JUEZ París

Éric Zemmour, candidato de extrema derecha a las elecciones presidenciales francesas de abril, fue condenado este lunes por un tribunal de París a pagar una multa de 10.000 euros por «incitación al odio racial» debudi a unas declaraciones que hizo en 2020 sobre los menores extranjeros no acompañados. Zemmour anunció que apelará la decisión.

«No tienen nada que hacer aquí. Son ladrones. Son asesinos. Son violadores. Eso es todo lo que son. Hace falta reenviarles (a su país) y no hace falta ni que vengan», dijo Zemmour sobre los menores extranjeros no acompañados en septiembre de 2020 en CNEWS, la cadena de televisión considerada la Fox News francesa por su línea editorial conservadora. El político ultraconservador, que no estuvo presente en el tribunal cuando leyeron la sentencia ni en el juicio, no entiende la razón por la que el juez le ha condenado por incitación al odio racial, ya que «estos migrantes no constituyen en modo alguno una etnia ni una raza. Es, por tanto, imposible ser 'racista' respecto a ellos».

Según Zemmour, «la verdad» sobre los menores extranjeros no acompañados es que «a menudo ni son menores ni están no acompañados». «Se caracterizan por su presencia irregular en nuestro territorio y su fuerte propensión a la delincuencia, o incluso a la criminalidad», opinó el candidato ultra, quien agregó que son «responsables del 96 % de los robos de móviles en Francia».

«Soy una vez más el objeto y la víctima de una justicia política», insistió ayer Zemmour tras su condena. «Tengo una agenda judicial cargada porque me quieren diabolizar. Quieren a través de la justicia hacerme callar», añadió el candidato, quien consideró que es «urgente expulsar la ideología de los tribunales».

El aspirante de extrema derecha, que ya ha sido condenado en otras dos ocasiones por incitación al odio racial, volverá a ser juzgado este jueves en apelación en otro caso por negación de crímenes contra la humanidad después de haber sido absuelto en primera instancia. En octubre de 2019, creó polémica en Francia al decir que el general Philippe Pétain y el régimen de Vichy «salvaron» a los judíos franceses durante la segunda Guerra Mundial. Y, en mayo de 2023, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados por difamación por unas declaraciones que hizo en 2019 sobre el movimiento feminista y el movimiento LGBT.

Tras haber subido como la espuma en las encuestas, Zemmour se ha estancado. Actualmente se sitúa en cuarto puesto en los sondeos de intención de voto, por detrás del presidente Emmanuel Macron, la ultraderechista Marine Le Pen y la conservadora moderada Valérie Pécresse. Esta semana pasada volvió a desatar una fuerte polémica en Francia al reclamar una «educación segregada» en el caso de los niños discapacitados para que estudien en «centros especiales». «La obsesión por la inclusión es un mal camino para los niños y los docentes», dijo, al tiempo que defendió una «disciplina de hierro» en la enseñanza. Varios líderes políticos le han exigido una «disculpa pública» por su «miserable visión».