Policías franceses patrullan por las calles de Lille durante el toque de queda. / reuters

El toque de queda se extiende ya a 46 millones de franceses

El Gobierno prohíbe circular entre las 21.00 y las 6.00 horas a los habitantes de más de medio país y la Polinesia para frenar la pandemia

BEATRIZ JUEZ París

El Gobierno francés extenderá a partir de esta medianoche el toque de queda a otros 38 departamentos nuevos y a la Polinesia Francesa ante el deterioro de la situación sanitaria en todo el país por el coronavirus. Unos 46 millones de ciudadanos galos se verán afectados por esta medida, anunció este jueves el primer ministro, Jean Castex.

Hasta ahora sólo había toque de queda en París y la región capitalina, así como en ocho ciudades, lo que afectaba a unos 20 millones de personas. «En Francia, al igual que en todas partes en Europa, la segunda ola ha llegado. La situación es grave, grave en Europa y grave en Francia», afirmó Castex al justificar las nuevas restricciones adoptadas.

A partir de esta medianoche los habitantes de 54 de los 101 departamentos que hay en Francia y los de la Polinesia francesa no podrán circular por las calles entre las 9 de la noche y las 6 de la mañana, salvo si tienen un justificante para hacerlo. «Esperamos que el toque de queda será una medida que permitirá frenar la epidemia y proteger y salvar miles de vidas», añadió el ministro de Sanidad, Olivier Véran, quien reconoció la dificultad de hacer llegar a todos los ciudadanos los mensajes para que se protejan mejor contra el virus.

EN SU CONTEXTO:

  • Territorios afectados: 54 de los 101 departamentos galos estarán bajo toque de queda. Solo se podrá salir con justificante.

  • Récord de infecciones: 41.622 personas dieron positivo este jueves por covid-19, la cifra más alta de la pandemia.

  • Llamamiento nacional: el Ejecutivo ha pedido a la población que se instale en el móvil la nueva aplicación de rastreo.

«He luchado un poco como Don Quijote durante el mes de agosto y septiembre para explicar que no, no porque usted sea joven, no corre ningún riesgo», sostuvo Véran. Castex, por su parte, reconoció que todavía es pronto para saber si el toque de queda impuesto hace una semana en París y otras ocho ciudades francesas tendrá efecto. Pero advirtió de que en función de los resultados obtenidos, reevaluarán el dispositivo para «eventualmente endurecerlo» si lo consideran necesario. «Se lo digo claramente. Las semanas que vienen serán duras, nuestros servicios hospitalarios se verán sometidos a graves presiones y el número de muertos continuará aumentando. El mes de noviembre será muy duro, lo sabemos ya», advirtió el primer ministro galo.

Nueva aplicación de rastreo

Castex instó a los franceses a instalar en sus teléfonos móviles la nueva aplicación de 'contact tracing' o rastreo de contactos 'Tous Anti Covid'. La anterior aplicación llamada 'StopCovid', lanzada en primavera, fue un sonado fracaso. El propio jefe del Gobierno francés reconoció que no se la había descargado ni él mismo. Ahora, en cambio, ha sido uno de los primeros en hacerlo.

Sólo 2,2 millones de franceses se bajaron la aplicación 'StopCovid' en sus teléfonos móviles, frente a los 19 millones de alemanes que instalaron la aplicación 'Corona-Warn-App' del Gobierno germano. Unos 6.500 usuarios galos que dieron positivo por coronavirus lo notificaron en la aplicación y solo se enviaron 434 notificaciones a casos contacto, según datos oficiales.

El Gobierno francés reestableció el 17 de octubre el estado de emergencia sanitaria en todo el país para tratar de frenar los contagios por Covid-19. París ya decretó el 24 de marzo esta misma consideración durante la primera ola de coronavirus para hacer frente a la enfermedad y lo levantó el 11 de julio.

Francia está a punto de superar la barrera del millón de infecciones. Desde el inicio de la epidemia, 999.043 ciudadanos han dado positivo, de ellos 41.622 se han diagnosticado en las últimas 24 horas, todo un récord en un país donde la tasa de positividad se sitúa en estos momentos en el 14,3%. Hasta ahora 34.210 personas han muerto en esta crisis.