Olaf Scholz, izquierda, junto a los copresidentes del SPD, Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans. / AFP

Renuncia a la reelección el copresidente de los socialistas alemanes

Olaf Scholz prefiere gobernar y no aspira a la presidencia del partido ganador de las elecciones

JUAN CARLOS BARRENA

El próximo canciller federal, Olaf Scholz, no aspira a asumir el liderazgo del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) tras el anuncio hoy de Norbert Walter-Borjans, uno de los dos copresidentes del partido de no presentarse a la reelección. «Es algo que ha afirmado en repetidas ocasiones», señalaron fuentes de la formación ganadora de las últimas elecciones legislativas en este país. Scholz tiene intención de concentrarse en su futura labor como jefe del ejecutivo alemán si culminan con éxito las negociaciones actuales para la formación de un gobierno de coalición con Los Verdes y el Partido Liberal Alemán (FDP), añadieron esas fuentes. Ministro de Finanzas en funciones en el gabinete saliente de la canciller federal, Angela Merkel, Scholz presentó su candidatura al liderazgo del SPD en 2019 junto a su correligionaria Klara Geywitz, pero perdió en una votación interna entre los afiliados del partido, que eligieron finalmente una presidencia bicéfala formada por Walter-Borjans y Saskia Esken.

Walter-Borjans, de 69 años de edad, anunció este viernes inesperadamente su renuncia a presentarse a la reelección en el congreso de la socialdemocracia alemana que tendrá lugar en diciembre. «Desde el principio la presidencia no ha estado ligada a una futura carrera política, sino que ha tenido como fin encauzar el camino del partido», señala el todavía líder socialdemócrata en declaraciones al rotativo Rheinischen Post. «He avanzado tanto en esa misión que ahora puedo decir que es hora de que asuman los jóvenes», añade Walter-Borjans, quien ha solicitado a la ejecutiva de su partido en Renania del Norte-Westfalia que no vuelva a nominarle para el cargo. No se ha pronunciado hasta ahora su compañera en la presidencia del SPD, aunque Saskia Esken ya manifestó antes de los últimos comicios su interés en asumir un mandato más. «Por mi parte puedo decir que tengo aún una agenda que cumplir», dijo este verano en declaraciones al mismo diario.

Elogios y agradecimiento

Objetivo de ambos cuando asumieron hace dos años la presidencia de los socialdemócratas era conducir al partido desde la gran coalición de Merkel a una oposición constructiva, convencidos como estaban entonces de que el SPD no tenía en aquel momento posibilidades de ganar unas elecciones generales. La situación actual, sin embargo, es otra y el verdadero artífice del éxito electoral es Scholz, realmente el hombre fuerte entre los socialdemócratas germanos, que no necesariamente tiene que asumir su presidencia para continuar llevando la voz cantante. El anuncio de Walter-Borjans fue recibido con elogios y agradecimientos por sus correligionarios. Junto a Esken «ha conseguido convertir el SPD en un equipo y hacer que el partido vuelva a cosechar éxitos», dijo el secretario general del SPD, Lars Klingbeil en Twitter. «Juntos tenemos algo muy importante por resolver: formar antes del congreso un gobierno con Los Verdes y el FDP y elegir a Olfa Scholz como canciller federal para llevar a Alemania a un nuevo comienzo».

Walter-Borjans señaló que abandonará la presidencia del partido «con la buena sensación de haber contribuido a marcar el SPD durante dos años» y afirmó que «en este tiempo hemos demostrado que somos capaces de trabajar unidos y de tener éxito con una política socialdemócrata». El todavía presidente del SPD no quiso hablar de quien puede sucederle, pero se mostró claramente contrario a que quien presida el partido forme también parte del gobierno alemán. «Un miembro del gobierno como presidente o presidenta del partido es siempre necesariamente un poco portavoz del ejecutivo», destacó Walter-Borjans, para quien la separación de la presidencia del SPD y un cargo en el ejecutivo nacional ha demostrado ser la mejor opción.