afp

París pide acciones legales contra Londres por las licencias de pesca

Francia acusa al Reino Unido de no respetar el pacto comercial y de cooperación

DOMINIQUE VIDALON

Francia comienza a perder la paciencia por la tardanza de las autoridades británicas a la hora de otorgar 73 licencias que corresponden a sus pescadores. Por ello, el Gobierno ha decidido reclamar a la Comisión Europea que emprenda acciones políticas y legales para aumentar la presión sobre el Ejecutivo de Boris Johnson. «Hemos obtenido el 93% de los permisos acordados tras el Brexit, pero aún quedan algunas decenas de barcos, familias que están esperando, a las que debemos defender», declaró este viernes el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune tras mantener un encuentro en el palacio del Elíseo con una delegación de la flota. «El siguiente paso es que la Comisión Europea convoque lo que se llama el Consejo de Asociación que prevé el acuerdo sobre el Brexit cuando hay un problema», añadió.

Francia acusa al Reino Unido de no respetar el pacto comercial y de cooperación adoptado en diciembre de 2020 por el Parlamento de Londres para otorgar licencias a sus pescadores y acceso a una zona de seis a doce millas náuticas frente a las costas británicas, así como las de las isla de Jersey y Guernsey.

Según la ministra del Mar, Annick Girardin, también presente en la reunión, Francia sigue solicitando 73 licencias. De entre ellas, el Gobierno elaborará rápidamente una lista de las denominadas de «máxima prioridad», para las que solicitará a Bruselas que inicie un litigio.

«Sin duda llevará varias semanas, quizá varios meses. Los pescadores lo saben, pero el simple hecho de desencadenar esto, que los británicos siempre han rechazado, será una señal del compromiso europeo por la política de diálogo y firmeza que aplicamos», manifestó Beaune.

Consideró urgente la actuación Consejo de Asociación. «Es un organismo político que nunca se ha reunido por el momento, pero pedimos que lo haga lo antes posible para decir a los británicos que el problema de los pescadores franceses es un problema europeo, que estamos de cuerdo al 100%», finalizó el secretario de Estado de Asuntos Europeos.