Personas en el centro de Berlín. / EFE

Alemania registra su tasa de incidencia más alta y endurece las restricciones

El Instituto Robert Koch contabiliza además 66.884 nuevas infecciones y 335 fallecidos en las últimas 24 horas

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal. Berlín

Los contagios de coronavirus por cada 100.000 habitantes en dos semanas superaron por primera vez este miércoles en Alemania la cota de los 754 casos. Son ya 17 jornadas seguidas de récords diarios sucesivos. Hay distritos en este país, sobre todo en las regiones de Baviera, Sajonia y Turingia, donde la tasa de incidencia se ha disparado por encima de los 1.000 casos.

El Instituto Robert Koch (RKI), responsable de coordinar la lucha contra el coronavirus en Alemania, destacó además el registro de 66.884 nuevas infecciones en las últimas 24 horas -casi 5,5 millones de habitantes se han infectado desde el comienzo de la pandemia. El número de fallecidos aumentó en la última jornada en 335 personas hasta un total de 99.768, añadió el RKI.

En esta jornada entraron además en vigor las medidas adoptadas la semana pasada para reprimir la propagación del virus en la reunión celebrada por la canciller federal en funciones, Angela Merkel, y los primeros ministros de los 16 Estados federados. Entre otras restricciones, desde este miércoles es necesario contar con un certificado de vacunación o curación o un test negativo de coronavirus para el uso de los transportes públicos en todo el país. Se harán controles puntuales por interventores acompañados en muchos casos por agentes de la policía que podrán aplicar multas severas.

Hacia la vacuna obligatoria

Las restricciones más severas entran ya en vigor en los Estados federados más afectados por la epidemia. Como ocurre en otros países, también en Alemania estas medidas traerán consigo la marginación social de los no vacunados. En numerosos distritos y regiones solo se podrá acceder a muchos locales cerrados, desde comercios con artículos que no son de primera necesidad a bares y restaurantes, si se está vacunado o se ha sanado de la enfermedad. En algunos Estados se exige suplementariamente un test negativo reciente.

Ante la situación crítica en muchos de sus hospitales, en Baviera se prepara el traslado de un buen número de pacientes infectados con el coronavirus e ingresados en unidades de cuidados intensivos a otros Estados federados con mayores capacidades y que aún no se han visto desbordados por el creciente número de enfermos en estado grave, según anunció la Asociación Alemana Interdisciplinaria de Medicina Intensiva y de Urgencias (DIVI). Turingia, Sajonia, Brandeburgo y Berlín también han activado esa operación de emergencia.

LA CLAVE:

  • 754 casos por cada 100.000 habitantes marcan un récord, superado este miércoles en tres länder.

  • Saturación. Ante la situación crítica en sus hospitales Baviera trasladará pacientes a otros Estados federados

El Consejo Ético Alemán parece dispuesto a renunciar a su rechazo al dictado de una vacunación general obligatoria, mientras aumentan las voces que exigen esa medida para forzar a los 12 millones de adultos que se niegan a inmunizarse a hacerlo. «No hemos discutido el tema aún, pero hay signos de cambio» ante el hecho de que «las cifras de infectados aumentan y no se consigue controlar esta aguda situación de crisis».

Entre quienes demandan la implantación de la vacunación obligatoria figuran varios primeros ministros regionales, como los de Sajonia o Hesse, que consideran que, aunque la medida llegaría tarde para frenar la cuarta ola de coronavirus que sufre el país, serviría para evitar una quinta o sexta ola. El director del Instituto Robert Koch, Lothar Wieler, alertó hace unos días de que «si la reducción de contactos y la vacunación no tienen éxito de forma intensiva» el país entraría efectivamente en una «quinta ola». Sin embargo, aunque insistió en que «la vacuna es la forma de salir de la pandemia», apuntó que «no por ello se pueden descuidar por completo otras medidas.

Merkel se reunió la noche del martes con los dirigentes de los tres partidos que han negociado la nueva coalición de gobierno -socialdemócratas (SPD), verdes y liberales (FDP)- para abordar la lucha contra la pandemia a través del Ejecutivo que pondrá fin a su condición de canciller interina. Las tres formaciones estaban en aquellas horas a punto de concluir las conversaciones para un acuerdo, que anunciaron ya este miércoles por la tarde. El traspaso del gobierno se realizará de forma que asuntos como el sanitario no vean interrumpido ningún proceso de toma de decisiones o la implementación de medidas ya aprobadas.