Borrar

Prisión preventiva para el autor del atropello con cinco muertos en Alemania

Bernd W. se encontraba desempleado desde hace varios años, tenía al parecer pocos amigos, carecía de domicilio fijo y, según la investigación, durmió en el vehículo que utilizó como arma letal las noches anteriores a los hechos

Juan Carlos Barrena

Martes, 1 de diciembre 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El autor del atropello masivo que este martes costó la vida a cinco personas en el centro de la localidad alemana de Tréveris ha ingresado en prisión preventiva acusado de asesinato múltiple. La policía local informó de que el juez de instrucción encargado del caso ordenó este mediodía su encarcelamiento tras una primera vista con el hombre de 51 años de edad, aunque la fiscalía encargada del caso había puesto anteriormente en duda su estabilidad mental y planteado incluso la posibilidad, en el caso de confirmarse algún tipo de enajenación, de su ingreso en un psiquiátrico de alta seguridad. Se desconocen aún los motivos que llevaron al ciudadano alemán Bernd W. a cometer el atropello salvaje, intencionado y a gran velocidad en una calle peatonal en el corazón de la histórica localidad fundada por los romanos en el estado federado de Renania Palatinado. Testigos presenciales señalaron que Bernd W. circuló a gran velocidad haciendo zig zags para atropellar al mayor número de personas posible y que algunas de sus víctimas volaron por los aires tras la colisión.

Entre tanto las autoridades locales han corregido la edad del bebé fallecido y subrayado que se trataba de una niña de tan solo nueve semanas de edad. Junto a ella pereció su padre de 45 años. La madre de la pequeña y un hermano de año y medio se encuentran hospitalizados con heridas graves. Entre los fallecidos se encuentran también dos mujeres de 73 y 52 años de edad, así como una joven de 25. Un total de 14 personas están internadas en los dos grandes hospitales de Tréveris por las heridas sufridas en el suceso, algunas de ellas en estado muy grave. Bernd W. llevó a cabo el atropello indiscriminado en estado de embriaguez y a bordo de un gran todoterreno. Todo parece indicar que actuó en solitario y los responsables de la investigación han descartado cualquier motivación terrorista. El vehículo es propiedad de un conocido que se lo había prestado y que, según la policía, nada tiene que ver con lo sucedido. El ministro del Interior de Renania Palatinado, Roger Lewentz señaló que no existe carta o mensaje alguno reivindicativo de la acción y que los investigadores depende de la voluntad del acusado para esclarecer los hechos en lo que se refiere a su motivación. «Tenemos la esperanza de que haga una confesión», dijo Lewentz.

Acusado oficialmente de cinco asesinatos, varios intentos de asesinato y lesiones graves, Bernd W. se encontraba desempleado desde hace varios años, tenía al parecer pocos amigos, carecía de domicilio fijo y, según la investigación, durmió en el vehículo que utilizó como arma letal las noches anteriores a los hechos. Christian Schnorpfeil, alcalde del barrio de Zewen en Tréveris, de donde procede el detenido, ha comentado a la prensa que se le veía con frecuencia a la puerta de un local de comida rápida bebiendo cerveza con otros hombres con fama de alcohólicos. Otra persona que ha pedido que se respete su anonimato y asegura conocerle desde la infancia señala en el diario local Volksfreund que siempre tuvo «ideas paranoicas», pero que nunca le habría «creído capaz de hacer lo que ha hecho». En su página de Fabook Bernd W. se declara seguidor del Borussia Dortmund y en la misma colgaba habitualmente fotos y frases que le llamaban la atención, una de ellas con el texto «En mi lápida debe poner: ahorraros las lágrimas, ¿dónde estabais mientras viví?» .

Durante un acto ante la Porta Nigra, el monumento romano más emblemático de la ciudad, cientos de personas recordaron este miércoles a las víctimas del suceso. Un mar de flores y velas rindieron homenaje a los cinco muertos y catorce heridos. «Tréveris está de luto, Tréveris sufre, pero Tréveris no se resigna», afirmó visiblemente emocionado y al borde de las lágrimas el alcalde de la ciudad Wolfram Leibe, quien colocó una corona de flores en el lugar junto a la primera ministra de Renania Palatinado, la socialdemócrata Malu Dreyer, nacida y residente precisamente en Tréveris. «Nuestras condolencias son para los familiares de los fallecidos y nuestras oraciones para los heridos. Toda una vida tendrán que soportar las consecuencias de los cuatro minutos mortales», dijo Dreyer en referencia al breve tiempo que duraron los hechos hasta que la carrera asesina de Bernd W. fue detenida por la policía. «Ninguno de nosotros podía jamás imaginar que algo así fuera posible aquí», señaló la dirigente socialdemócrata, quien afirmó que «nada, absolutamente nada puede justificar este acto brutal y terrible». A las 13,46 horas, coincidiendo con el momento en el que Bernd W. invadió con intenciones asesinas el día anterior la zona peatonal en el centro de Tréveris, todas las campanas de la ciudad comenzaron a repicar para recordar a las víctimas de un crimen múltiple que tiene conmocionada a la pequeña ciudad al borde del Mosela junto a la frontera de Alemania con Luxemburgo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios