Cruda imagen de los destrozos causados por la tormenta, con villas caídas y aisladas a cuenta de la riada en el sureste de Francia. / AFP

Un muerto y al menos 25 desaparecidos por la tormenta 'Alex' en Francia e Italia

El fuerte temporal azota los Alpes Marítimos, Lombardía, Piamontey Liguria, donde las riadas dejan pueblos aislados, casas derribadas y carreteras destrozadas

BEATRIZ JUEZ París

Una persona murió en Italia y al menos otra treintena, incluidos dos bomberos, estaban este sábado oficialmente desaparecidas en el norte del país y en el departamento francés de Alpes Marítimos tras el paso de la tormenta 'Alex'. La potente borrasca azotó el norte italiano y el sur de Francia, sumió a decenas de pueblos literalmente en el aislamiento por las inundaciones, el corte de carreteras y la caída de árboles y dejó sin comunicaciones ni suministro eléctrico a más de 80.000 hogares.

En Francia los mayores destrozos ocurrieron cerca de Niza, pero el temporal comprometió también otras áreas debido a la furia del agua y el viento. Bretaña registró una ráfaga sin precedentes de 186 kilómetros por hora.

El primer ministro francés, Jean Castex, y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, viajaron a los Alpes Marítimos para visitar la zona y conocer de primera mano la magnitud del desastre. Juntos sobrevolaron en helicóptero el valle del río Vésubie, epicentro de la tormenta, convertido en una inmensa torrentera. «He venido a expresar la solidaridad de la nación con los Alpes Marítimos», dijo Castex, en unas breves declaraciones. «Juntos superaremos esta prueba», escribió en Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron, quien expresó su solidaridad con las víctimas y sus familiares y su «inmensa gratitud a los bomberos, gendarmes, policías y al conjunto de fuerzas sobre el terreno».

«Estamos sin noticias de muchas personas», lamentaba anoche el primer ministro galo

Anoche había entre ocho y once ciudadanos desaparecidos en el país, entre ellos los dos inquilinos de una casa que fue destruida y arrastrada por la riada, pero «estamos sin noticias de muchas otras personas», lamentó el primer ministro, quien no ocultó su «preocupación profunda» sobre el balance definitivo de víctimas. Entre las escasas noticias positivas, un gendarme que había desparecido el viernes en la zona fue encontrado este sábado sano y salvo.

El primer ministro anunció la movilización del Ejército para ayudar en las labores de rescate. Castex explicó que la prioridad es «la búsqueda de víctimas, la alimentación y el cobijo de las personas afectadas y el restablecimiento de las comunicaciones con los doce municipios más afectados». «El fenómeno meteorológico que ha afectado este departamento es excepcional. Lo nunca visto después de la instalación de instrumentos de medición», explicó Castex. De hecho, cayeron 500 milímetros de lluvia en menos de diez horas, la mitad de la pluviometría anual que registra el departamento, precisó el primer ministro, quien anunció que ha iniciado el proceso para declarar los Alpes Marítimos zona de catástrofe natural.

«Escenas de horror»

No en vano, las imágenes de los destrozos emitidas por las televisiones eran impresionantes. Las fuertes lluvias provocaron el desbordamiento del río Vésubie en el valle del mismo nombre, inundaciones, derrumbes de casas y puentes y cortes de carreteras. «Escenas de horror. Mi pueblo, Saint-Martin-Vésubie, está parcialmente destruido, casas y chalets arrastrados», describió Eric Ciotti, diputado de Alpes Marítimos.

Un grupo de voluntarios retira el lodo de una calle en Ventimiglia. / AFP

Una situación idéntica se vivía al otro lado de la frontera. 'Alex' castigó buena parte del norte de Italia, con especial intensidad en las regiones de Lombardía y Liguria. El drama humano es igualmente elevado: un bombero voluntario murió durante una intervención en el valle de Aosta y 17 personas estaban anoche desaparecidas en el Piamonte, donde muchos pueblos, con calles y casas devastadas por el agua, se encontraban aislados y en situación «extremadamente crítica». Dieciséis desaparecidos son vecinos de la provincia de Cuneo y se les buscaba en Italia, pero también en el lado francés de los Alpes Marítimos.