Los hermanos Bogdanoff, en una imagen de archivo. / afp

Mueren por covid los gemelos más famosos y excéntricos de Francia

Los Bogdanoff saltaron a la fama gracias a «Temps X» de la cadena TF1, el primer programa de ciencia ficción de la televisión francesa

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

Igor y Grichka Bogdanoff, los gemelos más famosos y excéntricos de Francia, han muerto por covid-19 con seis días diferencia a los 72 años de edad en el hospital Georges Pompidou de París. Los hermanos Bogdanoff, estrellas de la televisión francesa de los años 80 y divulgadores científicos, no se habían vacunado contra el coronavirus.

«Grichka, como Igor, no era antivacunas para la población. Era antivacunas para él mismo. Yo le decía que esto era absurdo, que estaban locos», explicó al diario Le Parisien su amigo Luc Ferry, exministro francés de Educación. «Siendo tan deportistas, sin un gramo de grasa, creían que la vacuna era más peligrosa. Nunca se ponían enfermos», añadió Ferry, así que consideraban que no era necesario vacunarse contra el Covid-19.

Los hermanos Bogdanoff contrajeron el coronavirus en diciembre. Grichka falleció el 28 de diciembre por complicaciones ligadas al Covid-19. Su hermano Igor murió este lunes por el mismo motivo.

Los Bogdanoff, nacidos en Saint-Lary (sur de Francia) el 29 de agosto de 1949, eran descendientes de la aristocracia austriaca. Su padre era el pintor ruso Yuri Mikhailovich Ostasenko-Bogdanov y su madre, la condesa austríaca Maya Dolores Kolowrat-Krakowská.

Igor, padre de seis hijos de tres matrimonios diferentes, tenía un doctorado en físicas, y Grishka, que siempre permaneció soltero y no tenía hijos, tenía un doctorado en matemáticas.

Los Bogdanoff saltaron a la fama en Francia gracias a «Temps X» de la cadena TF1, el primer programa de ciencia ficción de la televisión francesa. Vestidos con trajes futuristas en un decorado que imitaba a una nave espacial, presentaron, entre 1979 y 1981, este programa de culto. También publicaron juntos varias obras de divulgación científica, como «Antes del big bang: la creación del mundo» y «La ecuación Dios».

Fueron acusados de plagio por el astrofísico vietnamita Trinh Xuan Thuan, cuando publicaron, junto al académico Jean Guitton, su libro «Dios y la ciencia», de gran éxito en Francia.

Sus tesis y otras obras fueron criticadas en un informe interno del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), que consideraban que sus trabajos no tenían «ningún valor científico». Los hermanos pensaban que lo que pasaba es que en el CNRS estaban celosos de su popularidad como divulgadores científicos.

A su tumba se llevarán el misterio en torno a su transformación física a lo largo de los años, con su mentón y pómulos prominentes. Los Bogdanoff, que según la revista Gala estaban obsesionados con la juventud eterna, se reían ellos mismos de su «extraño» físico y de sus «caras de extraterrestres».

Ellos siempre negaron haber recurrido a la cirugía estética para transformar sus rostros o padecer acromegalia, una enfermedad crónica debida a un exceso de hormona de crecimiento por la hipófisis y que se caracteriza principalmente por un desarrollo de las extremidades y de la mandíbula inferior.

La familia todavía no ha decidido la fecha de su entierro, pero Édouard De Lamaze, abogado de los gemelos, está convencido de que Igor y Grichka Bogdanoff serán enterrados juntos. «La vida no les separó, la muerte no va a separarlos», dijo el abogado.