Italia deja fuera a los antivacunas de la hostelería y del ocio

Con el nuevo decreto aprobado por el Gobierno de Roma, solo los inmunizados podrán acceder a los bares, restaurantes, cines, gimnasios y espectáculos deportivos

DARÍO MENOR Corresponsal en Roma

Los antivacunas lo van a tener muy difícil para llevar una vida en sociedad en Italia a partir del 6 de diciembre y al menos hasta el 15 de enero. Durante esas fechas estará en vigor el nuevo decreto que el Gobierno de Mario Draghi aprobó este miércoles y que dejará fuera de todas las actividades culturales, de ocio, deportivas, hoteles, bares y restaurantes a quienes no estén vacunados o no hayan superado la enfermedad. En todos esos ambientes se exigirá el llamado 'super pase covid', la nueva herramienta con la que el Ejecutivo de Roma arrincona a los antivacunas, que en la práctica casi podrán ir solo de casa al trabajo, y siempre eso sí que se sometan cada dos días a una prueba para confirmar que no están contagiados.

Estas medidas, que podrán prolongarse a partir de la segunda mitad de enero si el Gobierno lo cree oportuno, cubren todo el período de Navidad. Con ellas se pretende evitar la entrada en vigor de restricciones generalizadas, como ocurre en la vecina Austria, y garantizar que las fiestas navideñas se celebran con una cierta normalidad.

Aunque más del 87% de los habitantes de Italia ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid, quedan 7 millones de personas mayores de 12 años que todavía no se han puesto ni una inyección. El Ejecutivo espera que con el nuevo decreto terminen de convencerse y contribuyan así a aminorar el impacto de la nueva ola de contagios, que han provocado un importante repunte de hospitalizaciones en varias regiones. El 70% de los pacientes ingresados en las Ucis por coronavirus en Italia no se había vacunado.

También resultará decisiva la inminente aprobación del uso de la vacuna para los niños de entre 5 y 12 años por parte de la Agencia Europea del Medicamento. Las autoridades italianas esperan empezar la próxima semana a inmunizar con los sueros a los miembros de esa franja de edad en la que se han disparado los contagios estas últimas semanas.