Unos padres acompañan a sus hijos al colegio en la localidad austriaca de Brunn am Gebirge. / lEONHARD fOEGER / Reuters

Austria anuncia restricciones máximas y el confinamiento de los no vacunados

Actualmente tienen cerrado ya el acceso a todo local o comercio que no sea de primera necesidad

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

El incesante aumento de los contagios de coronavirus en Austria justifica medidas drásticas, según su gobierno. El canciller federal de la república alpina, el conservador Alexander Schallenberg, anunció hoy restricciones máximas para los no vacunados, que contemplan incluso su confinamiento. «Vamos a dar ese paso inmediatamente», dijo Schallebreg, quien comentó que no queda otro remedio que «dar una vuelta más de tuerca» ante la preocupante situación. Será este domingo cuando se tomen medidas y decisiones concretas para combatir la pandemia en Austria, país que ha sido declarado de máximo riesgo por sus vecinos alemanes. A la hora de defender el confinamiento selectivo, Schallenberg destacó que no se puede castigar con duras restricciones generales a quienes se han vacunado de manera voluntaria.

«Debe quedar claro que este invierno y las navidades van a ser muy incómodos para los no vacunados», advirtió el jefe del gobierno de Viena, que calificó de «vergonzosa» la baja tasa de vacunación en la república alpina. El titular de Sanidad de Austria, Wolfgang Mückstein, señaló que el confinamiento de no vacunados podría comenzar este mismo lunes en determinadas regiones como Alta Austria y Salzburgo. Los no vacunados solo podrán abandonar entonces sus hogares para realizar comprar de primera necesidad en comercios de alimentación, droguerías y farmacias, para acudir al trabajo o si necesitan ayuda urgente, explicó el primer ministro de Alta Austria, Thomas Stelzer. La pasada semana el gobierno había excluido ya a los no vacunados de la vida pública y social, al permitir el ingreso en locales comerciales y gastronómicos, pero también a espectáculos culturales y deportivos, solo a aquellas personas que estén vacunadas o hayan sanado.

Los no vacunados solo pueden acudir en principio a sus puestos de trabajo, aunque deben presentar regularmente test de resultado negativo. El fuerte aumento de las restricciones ha conducido a una ola de vacunaciones de aquellas personas que se negaban hasta ahora a ser inmunizadas. El gobierno ha señalado que desde principios de mes se han triplicado ante el temor de muchos ciudadanos de verse marginados y excluidos de la vida pública. Tan solo el 65% de la población se ha vacunado hasta ahora en la república alpina, una de las tasas más bajas de Europa. Este viernes se registraron 11.800 nuevas infecciones de covid-19 en Austria, donde la incidencia por cada 100.000 habitantes en una semana se eleva a 780 personas.

Los estados de Alta Austria y Salzburgo, que tienen las peores cifras de contagios, ya han comenzado a aplicar confinamientos desde el lunes. Para que la medida pueda ser aplicada a nivel nacional, debe ser aprobada por el Parlamento y por los responsables de los gobiernos regionales durante el fin de semana.

El ministro de Salud, Wolfgang Mueckstein, ha anunciado además este viernes que decretará la vacunación obligatoria para los trabajadores del sector sanitario. Cerca del 64% de los austríacos están vacunados por completo, un porcentaje levemente inferior a la medida de la Unión Europea (67%).

Austria, país de 9,8 millones de habitantes, ha registrado más de 11.640 muertos de covid desde el inicio de la pandemia.